LUCHA DE CLASES, ¿PERO DE QUÉ CLASES?

Posted on 2011/12/27. Filed under: Desempleados, Información propia, La Voz de Galicia, Parados, Trabajo | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , |


TEORÍA DE LA “LUCHA DE CLASES”

Recordemos en unas líneas de dónde parte la teoría de la “Lucha de Clases” y cúales eran los objetivos a alcanzar por  medio de éstas:

“Toda la historia de la sociedad humana, hasta el día, es una historia de lucha de clases. Libres y esclavos, patricios y plebeyos, barones y siervos de la gleba, maestros y oficiales; en una palabra, opresores y oprimidos, frente a frente siempre, empeñados en una lucha ininterrumpida, velada unas veces, y otras franca y abierta.”Marx y Engels. Manifiesto comunista.

“La moderna sociedad burguesa, que se alza sobre las ruinas de la sociedad feudal, lo que ha hecho ha sido crear nuevas clases, nuevas condiciones de opresión, que han venido a sustituir a las antiguas (…) Hoy, toda la sociedad tiende a separarse, cada vez más abiertamente, en dos grandes campos enemigos: la burguesía y el proletariado.”Marx y Engels. Manifiesto comunista.

“(..) La dictadura de clase del proletariado como punto de transición necesario para llegar a la supresión de las diferencias de clase, a la supresión de todo el régimen de producción sobre el cual reposan éstas, a la supresión de todas las relaciones sociales que corresponden a este régimen de producción, al trastocamiento de todas las ideas que emanan de estas relaciones sociales.”Marx. La lucha de clases en Francia.

“En la fase superior de la sociedad comunista, cuando haya desaparecido la subordinación esclavizadora de los individuos a la división del trabajo y, con ella, la oposición entre el trabajo intelectual y el trabajo manual; cuando el trabajo no sea solamente un medio de vida, sino la primera necesidad vital; solo entonces podrá rebasarse totalmente el estrecho horizonte del derecho burgués, y la sociedad podrá escribir en su bandera: “De cada cual, según su capacidad; a cada cual, según sus necesidades.” K. Marx. Crítica del programa de Gotha, 1875.

“La Revolución tendrá como objetivo conseguir una sociedad perfecta donde no existan ni explotadores ni explotados. Para ello será imprescindible la abolición de la propiedad privada, es decir, la socialización los medios de producción, evitando la mera sustitución de los antiguos propietarios por otros nuevos.” (La lucha de Clases,  www.claseshistoria.com)

Y hasta aquí la teoría, ardua pero necesaria para entender la actualidad.

LA REALIDAD DE LA “LUCHA DE CLASES” DOS SIGLOS DESPUÉS.

Analicemos ahora lo conseguido en dos siglos de Lucha de Clases, negociado por los “Agentes Sociales”, que asumen la “enorme responsabilidad” de “representarnos” a todos, y expresado actualmente en las Leyes y en los Convenios Colectivos en España.

Hoy en día, y al contrario de lo expresado de forma teórica, la “Clase Proletaria” está dividida en diversas “sub”-clases:

1.- La del Defensor y promotor de los intereses sociales del Trabajador, también llamado “Sindicalistas” con privilegios pagados con el dinero privado y estatal.

Clase altamente protegida por “la Sociedad” y por la Ley, como se muestra en que el Texto Refundido del Estatuto de los Trabajadores dedique 3 de los 4 títulos que lo forman a regular su funcionamiento y protección, y el que exista además una Ley Orgánica de Libertad Sindical.

Estos Sindicalistas son los que se arrogan la ardua labor de representación de la “Clase Proletaria” en base a que son votados “democráticamente” por menos del 10% del total de empleados existentes en España.

Debido a este “derecho” de representación definen hasta el más mínimo detalle de cómo ha de ser el contrato público y privado y la relación laboral entre todo tipo de empleados y el empresario. Jornada laboral, número máximo de Horas Extras, importe de los sueldos… -Un ejemplo de cómo nos defienden,  un Auxiliar Administrativo en Pontevedra, si es de la Sector de la Construcción cobra 942,68 €/mes, pero si es del Sector del Metal tiene un sueldo de 761,32 €/mes, debe ser una sub-sub-clase nueva “culpa del maldito empresario”-

En definitiva, deciden por los “proletarios”  “qué es lo que les conviene y más les beneficia” sin contar con su opinión.

2.- La del Trabajador a tiempo completo por la Defensa del Trabajador, legalmente denominado “Delegado de Personal”, y popularmente llamado “Liberado Sindical”. Es el que defiende “los derechos e intereses del proletario” pero desde dentro de la empresa.

Debido a “la comprensión laboral que tienen de por sí de lo qué es un puesto de trabajo”, cobran igual que sus “compañeros” pero no comparten ni sus responsabilidades ni sus labores. -El otro día salió en la tele un liberado de la enseñanza de Madrid que, por hacer la misma labor que sus compañeros liberados sindicales de categoría inferior, cobraba 3000 € netos/mes y protestaba que le pagaban poco por productividad y antigüedad.-

Como defiende a la “clase proletaria”, con uñas y dientes, el Estatuto de los trabajadores y la Ley Orgánica de Libertad Sindical le protege de la “ira” del empresario. Por eso, y solo por citar algunos de los sacrificios que hace por y para el trabajador:

  • No puede ser despedido ni sancionado durante el ejercicio de sus funciones ni dentro del año siguiente a la expiración de su mandato.
  • Tiene como “privilegio”, la prioridad de permanencia en la empresa respecto de los demás trabajadores, en los supuestos de suspensión o extinción de la empresa por causas tecnológicas o económicas.
  • En los EREs establece cláusulas por las que los trabajadores afectados tienen que atender económicamente la gestión de los sindicatos representados en la comisión negociadora, fijando un canon económico establecido por los sindicatos y regulando las modalidades de su abono.
  • Cada uno de los Liberados Sindicales disponen de horas mensuales retribuidas para el ejercicio de sus funciones de representación –tengan algo que representar o no (nota del autor)– Podrán acumular horas de los distintos miembros de los delegados de personal, sin rebasar el máximo total, pudiendo quedar relevado o relevados del trabajo, sin perjuicio de su remuneración.

La verdad es que su labor está muy injustamente infravalorada… (dicho esto de forma irónica).

3.- La del Funcionario Público, con puesto fijo de por vida excepto que comentan alguna barbaridad denunciable, aunque no se podría garantizar que vayan a mantener todos sus privilegios durante la “Dictadura de Clase” del proletariado, posterior a la “Revolución”.

Es normal que entre esta “sub”-clase se asiente la socialdemocracia, ya que normalmente pide la subida genérica de impuestos “en beneficio de la Sociedad”. ¿No sería adecuado decir “en beneficio” de garantizar “sus” derechos particulares y mejorar “sus” retribuciones? -Atención, seguro que habrá excepciones; pero eso será algo así como que un empresario o una persona de clase alta sea sindicalista, que los hay, fijense en el Sr. Toxo o en la Srta. Pajín (¡Uy, qué me voy del tema!)-

4.- La del Contrato por Tiempo Indefinido, también llamados los “Fijos”.

Privilegiada, como la Clase Funcionarial, fomenta sus posición en que el importe de su despido es excesivo para el empresario, por lo que su rendimiento cae en proporción logarítmica a la cantidad de años que esté en el puesto y el número de empleados fijos que haya en la empresa.

Por esta causa defienden la existencia de Sindicatos y se afilian a ellos para garantizar “sus derechos laborales” (indemnizaciones por despidos altas, limitación de jornadas laborales a poder ser de 35 horas semanales, sueldos negociados siempre al alza, importe alto de las horas extra…), y los Sindicatos los defienden como baluartes dentro de la empresa.

5.- La del Contrato por Obra, Contrato formativo, Contrato a tiempo parcial o Contrato de relevo, también llamados los “Temporales“. Cantera de trabajadores, que no interesa al Sindicato a corto plazo (1 o 2 años, dependiendo del convenio), aunque sí a largo plazo, si éstos son capaces de alcanzar la sub-clase de Contrato Fijo. Debido a que esto no ocurre con frecuencia (se cree que la probabilidad de promocionarse de sub-clase es inferior a que te toque el Gordo de la Lotería Nacional) lo más probable es que estén ascendiendo y descendiendo por la escala social entre esta sub-clase y la del Desempleado.

Ya que los “derechos sociales” de la sub-clase de Contrato Fijo suelen ser leoninas, los empresarios suelen contratar mediante este contrato temporal, mucho más favorable para ellos (que no adecuado) ya que tiene una limitación temporal definida y una indemnización por despido sustancialmente menor, jugando de esta manera con el miedo del Trabajador Temporal a ser despedido, obteniendo a cambio de ese miedo un gran rendimiento.

6,.-La del Desempleado, también llamados los “Parados” (entre los que me encuentro). Parias innombrables, repudiados por las demás clases. Nadie los defiende pero las sub-clases del Funcionariado y del Contrato Fijo esperan, en función a promesas de paradisíacas de formar en un futuro parte de sus sub-clases, que apoyen sus reivindicaciones -y normalmente lo consiguen, para desgracia del propio desempleado.-

Muchos de estos Parados estarían dispuestos a aceptar los trabajos que se les ofrezcan a cualquier precio. El desempleado no quiere que les protejan con ayudas económicas o subvenciones. Uno se siente más digno cobrando el mismo importe monetario pero trabajando que recibiendo caridad del Estado.

Pero las limitaciones impuestas por las Leyes excesivamente reguladoras y recaudatorias y los Convenios Colectivos, que realmente defienden a las sub-clases del Funcionariado y del Contrato Fijo, imponen unas trabas demasiadas veces insalvables -ver como ejemplo esta noticia de La Voz de Galicia de 13/12/2011, en la que se describe como el trabajador español cuesta, debido al Convenio Colectivo de la Construcción Español, 14 €/h, mientras que el trabajador portugués, debido al Convenio Colectivo Portugués, 2,86 €/h, con lo que el empresario español a la hora de ofrecer trabajo se decanta por el trabajador portugués-

Para evitar que “molesten” demasiado, y a modo de dádiva que calme la “Conciencia” de la Sociedad, los embaucan con “prestaciones sociales” y “ayudas económicas” que palíen su situación. Lo que provoca en muchos los síntomas de “adicción” a la ayuda estatal y el poco afán de búsqueda “condicionada” de un “trabajo adecuado”.

7.- Y por último, la sub-clase que es proletaria pero esquirol, la del Trabajador Autónomo que no tienen trabajadores a su servicio.

A este trabajador nadie lo protege. Para el Sindicalista es un esquirol con ínfulas; un “asqueroso empresario”. No le importa que trabaje mucho o poco; que cobre mucho o poco, … o que no cobre; que tenga vacaciones, bajas o días de libre disposición…

Para el empresario es el “trabajador” perfecto. Le aporta facturas que desgravan, cobra según productividad, no tiene indemnización de despido, puede abusar de su posición de fuerza, si hay trabajo lo llama y si no hay no…

Y para el Estado es la panacea. Paga impuestos por adelantado sin necesidad de que estos coincidan con el beneficio empresarial, y no protesta casi nunca.

Hasta tal punto llega el menosprecio de los Sindicatos por estas dos últimas sub-clases, la de los parados y la del Trabajador Autónomo, que en la Ley Orgánica de Libertad Sindical, a los trabajadores por cuenta propia que no tengan trabajadores a su servicio, los trabajadores en paro y los que hayan cesado en su actividad laboral, como consecuencia de su incapacidad o jubilación, les “permiten” afiliarse a las organizaciones sindicales , pero no fundar sindicatos.

Pues eso.

CONCLUSIÓN

Dos siglos después y esto es lo que han conseguido.

Pero yo no veo a nadie protestar por la política de fomento de la Diferencia de Clases (clasismo según el diccionario) provocada por los Convenios Colectivos firmados por “Partidos” Sindicales y “Partidos” Patronales a los que nadie elige (bueno sí, unos pocos) y que asumen la representación del total de los trabajadores.

No, la Diferencia de Clases a erradicar es “la otra”, la de los proletarios y la patronal… y así nos va.

Aryaman.

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS:

5 MILLONES DE RAZONES PARA HACER REFORMAS (El Mundo 2010-10-29, John Müller) Publicado en 30/10/2011

LA NECESIDAD DE CONTRATO UNICO Publicado en 11/09/2011

¿POLÍTICA DE IZQUIERDAS? NO, PUBLICIDAD Publicado en 04/06/2011

RESUMEN HISTÓRICO DE LOS SINDICATOS DEMOCRATICOS Publicado en 03/03/201

QUE NO NEGOCIEN EN MI NOMBRE Publicado en 12/01/20111

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

2 comentarios to “LUCHA DE CLASES, ¿PERO DE QUÉ CLASES?”

RSS Feed for No quiero subvenciones ni ayuda económica, quiero trabajo Comments RSS Feed

[…] LUCHA DE CLASES, ¿PERO DE QUÉ CLASES? Publicado en 2011/12/27. […]

[…] LUCHA DE CLASES, ¿PERO DE QUÉ CLASES? Publicado en 2011/12/27. […]


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: