Archive for 27 julio 2012

¿COLABORA POCO CON LA SOCIEDAD UNA EMPRESA CAPITALISTA?

Posted on 2012/07/27. Filed under: Información propia | Etiquetas: , , , , , , , , , , |


Una y otra vez se pide que los “Ricos” tributen más y colaboren más con la sociedad que los acoge.

Constantemente se tilda a estos “ciudadanos privilegiados” de “avariciosos y egoístas” como si eso fuera un pecado social de una norma moral no escrita, que más se parece a los sermones con moralina católicos que a ser consecuencia de una presunta racionalidad, de la que fatuamente se vanaglorian e impropiamente se hacen dueños, y de la que se proclaman como únicos y válidos representantes.

También cabe destacar de esas opiniones la insinuación de que, sistemáticamente, los más “Ricos” tributan a tipos más bajos que los más “Pobres”, lo que en Derecho tributario se denomina regresividad del sistema tributario.

Para colmo se  identifica normalmente a estos “Millonarios” como los dueños de las Grandes Empresas. Por lo que llegan a la conclusión “racional” de que si “en las últimas décadas se ha transferido bienestar a costa de todos a unos pocos” y  “la solución de la crisis del euro debe tener en cuenta también reducir el abismo entre ricos y pobres” (EFE) hay que abogar por que los más adinerados contribuyan a resolver la crisis de la zona del euro obligándoles a “contribuir” con más impuestos.

¿Pero todas estas afirmaciones son certeras?

.

Se podría analizar esta cuestión desde múltiples perspectivas como por ejemplo:

  • ¿Son todos los capitalistas tan ricos como pretenden los diversos analistas de los medios de comunicación?
  • ¿Su avaricia corrompe la colaboración social o la organización de la sociedad?
  • ¿Su egoísmo es perjudicial para el prójimo y para la sociedad?…
  • ¿Se pueden identificar a todos los empresarios como “Ricos”?
  • ¿La empresas, y de forma secundaria los “Ricos”, deberían pagar más impuestos?

.

Como cada una de estas perspectivas sería causa de profusos y extensos artículos, solo voy a dedicarme a analizarlo desde el siguiente punto de vista:

  • Cómo la empresa es un ente estructurador de la sociedad, que provoca la máxima colaboración entre individuos e influye en el progreso de la sociedad de forma inevitable.
  • Y además, de manera indirecta, es la que más impuestos paga al Estado.

A medida que desarrollemos el artículo tocaremos de forma tangente algunas de las perspectivas anteriormente enumeradas.

.

Como siempre, lo que voy a desarrollar no deja de ser una reducción de la realidad a unos parámetros abarcables, por lo que probablemente sea fácilmente objetable y discutible si nos fijamos en el detalle. Por lo que ruego por anticipado que no seáis muy crueles en ese tipo de análisis.

El objetivo del artículo es añadir un nuevo punto de vista para observar la realidad a otra escala, lo que nos va a permitir desmontar esta afirmación facilona y demagógica usada con demasiada asiduidad por demasiada gente desde hace demasiado tiempo.

.

LA EMPRESA Y SU FUNCIÓN SOCIAL

Cuando un empresario crea una empresa, aparte de tener clara la idea del negocio y su desarrollo, ha de tener claro que:

  • a través del desarrollo de esta idea ha de poder conseguir unos beneficios adecuados sobre el capital invertido por adelantado;
  • que estos beneficios han de ser superiores a los que se pudieran conseguir manteniendo el dinero en el banco;
  • y que además han de compensar el riesgo que se corre adelantando ese dinero para obtener unos posibles beneficios a largo plazo.

Y, por supuesto, el empresario tomará la decisión de crear la empresa por razones subjetivas y egoistas, nunca comunitarias. Es el Beneficio futuro el que motiva a los empresarios a actuar, ya sea de forma erronea o de forma acertada.

.

Una vez se decide el empresario a llevar a cabo la idea inicial, comienza el problema de la financiación.

Con respecto a la financiación, lo adecuado sería que fuera el propio empresario el que tuviese el capital necesario para desarrollar su empresa por completo, desde el inicio hasta el fin; pero no siempre ocurre así.

Para conseguir el capital que le falta, el empresario recurre a los Capitalistas, que son los que aportan el dinero por adelantado para que se desarrolle la empresa, que no deja de ser un proyecto de inversión de alto riesgo.

El problema básico es que Capitalista es cualquiera que aporte dinero a la empresa. Es decir, desde el último cateto del pueblo con dinero invertido en fondos, como un pensionista con su plan de pensiones invertido para cobrar unos pocos intereses por ese capital, hasta el mayor millonario que no sabe qué hacer con el dinero y busca empresas dónde invertirlo para obtener un beneficio.

¿Se les puede denominar en todos los casos “Ricos”? ¿Hay que penalizarlos por el simple hecho de formar parte de la inversión de una empresa?

Pero sigamos.

.

Para poder desarrollar la actividad, la empresa tiene que llevar a cabo una serie de actividades secundarias, que facilitan la producción del producto o servicio del cual posteriormente pretende obtener beneficios.

Entre ellos podríamos describir, a modo de burda simplificación, los siguientes:

  • La empresa ha de tener un Patrimonio inicial invertido (Acciones, Subvenciones, Créditos,…),
  • Ha de tener un Inmovilizado Material o Inmaterial (Terrenos, construcciones, mobiliario, ordenadores, programas informáticos, patentes, …)
  • Ha de tener Bienes de Capital, (maquinaria, instalaciones, vehículos, …)
  • O por ejemplo, ha de tener Existencias y Aprovisionamientos (Materias primas, bienes o servicios, combustibles, repuestos,…)

Por todo ello se pagan las correspondientes Impuestos, Tasas de cualquier tipo, Contribuciones y Exacciones Parafiscales, ya sean, IBI, ICIO, Autoliquidaciones de obras o reformas, Matriculaciones, Impuestos de circulación, Plusvalías, IVA, Retenciones, Tasas, etc. … con lo que se colabora profusamente para el mantenimiento de la estructura del Estado.

¿A esto se le puede denominar no colaborar con la financiación del Estado?

.

La creación de la empresa provoca, entre otras cosas, la creación de Puestos de Trabajo (y no al revés como constantemente se proclama) Todos y cada uno de los trabajadores de la empresa pagan sobre un 50% de impuestos al Estado del Sueldo Bruto total que le paga la empresa. Léanse como una pequeña muestra de los mismos Seguridad Social, IVA, IRPF, Tasas varias, Seguridad Social, FP, …

Pero está claro que no existirían empleados que paguen esos impuestos si no existiera la empresa que los hubiese contratado.

No solo eso; a través del empleo y de los productos del mismo, la empresa devuelve a la sociedad multiplicados los factores de trabajo recibidos.

.
.

Por otra parte, el gasto de la empresa permite, además, hacer rentables otras empresas de bienes o servicios a los que se les contrata para, a través de sus servicios, obtener beneficios futuros.

Esas empresas pagan sus impuestos correspondientes, que son los que ya estoy describiendo para esta misma empresa.

En las transacciones se colabora con el Estado en un 18% de IVA sobre el valor que la empresa añade al producto, que aunque se puede compensar con el IVA Soportado no deja de ser un impuesto con el que se colabora al mantenimiento del Estado.

¿La “avaricia empresarial” corrompe la colaboración social o la organización de la sociedad?

.

Después de arriesgar el capital, pagar todos los servicios y bienes, transformar el producto, venderlo con éxito (si es capaz y no obtiene pérdidas por un error empresarial), descontar todos los gastos e impuestos, le queda a la empresa un Beneficio Bruto por el que también va a pagar un Impuesto de Sociedades.

Se dice y se publica que hay empresas que pagan unas más que otras, y cuanto más grandes son las empresas menos pagan por las mayores facilidades que tienen para “defraudar” a la Hacienda Pública, pero eso no es así.

Para MI “desgracia”, he estado estudiando fiscalidad este último mes, y si hay empresas que pagan menos que otras es por todas las bonificaciones, reducciones y descuentos que el Estado les da por favorecer a unos ciudadanos sobre otros, es decir, por concederles privilegios, o por favorecer que la empresa gaste en i+d cuando ésta lo tiene que hacer si quiere mantener su posición comercial en el mercado, o por mil y una razones, a cada cual más peregrina… Todas estas “concesiones” tienen que ver con el chantaje que el Estado hace a la Empresa para que esta “supuestamente” devuelva a la Sociedad parte de sus ganancias y favorezca y fortalezca a la Sociedad con su aportación, a cambio de una “gracia de su Graciosa Majestad“, el Estado.

Pues como decía, sobre los Beneficios Brutos se han de pagar al Estado un 30% inicialmente, que se reducirá según la capacidad de la empresa y sus deducciones legales.

.

Una vez descontado el Impuesto de Sociedades sobre los Beneficios Brutos obtenidos, la empresa ha de “devolver” al Capitalista lo invertido repartiendo parte de los Beneficios Netos restantes entre ellos.

Sobre esta devolución a los Capitalistas, que describimos al comienzo del epígrafe, se ha de pagar un 12% al Estado; y si se hace mediante SICAV un 1%, pero con la penalización, en este último caso, de que si retira el dinero de la ínclita SICAV el Capitalista tendrá que pagar un 21% a mayores sobre el capital retirado. (La extrema demagogia de las Sicav por Juan Ramón Rallo)

Aparte de esto, todos los capitalistas han de hacer declaración de IRPF y pagar sobre el patrimonio obtenido, como cualquier hijo de vecino.

¿Estamos seguros de que la empresas, y de forma secundaria los “Ricos”, deberían pagar más impuestos?

.

Todos esos impuestos sobre el capital, provocan que la cantidad de dinero existente a nivel privado para reinvertir en la empresa o en la creación de nuevas inciativas empresariales sea menor del que podría ser, con lo que el ciclo “virtuoso” que acabo de describir se extingue a mayores “colaboraciones” con la Sociedad.

Y aún si el dinero cobrado por el Estado fuera a mejorar las condiciones en que la empresa pudiera producir y obtener más beneficios, e indirectamente y consecuentemente más beneficio “Social” (si queréis llamarlos así), podría tener una justificación.

¿Pero de verdad todavía creemos esta patraña? Para abriros los ojos sobre este tema, os remito al artículo EL PROBLEMA NO SON LOS IMPUESTOS ALTOS SINO DÓNDE SE UTILIZAN,  publicado en 2012/01/16.
.

CONCLUSIÓN

Y después de todo lo expuesto, os hago ahora yo las preguntas:

  • ¿Son todos los capitalistas tan “Ricos” como pretenden los diversos analistas de los medios de comunicación?
  • ¿Su “avaricia” corrompe la colaboración social o la organización de la sociedad?
  • ¿Su “egoísmo” es perjudicial para el prójimo y para la sociedad?…
  • ¿Se pueden identificar a todos los empresarios como “Ricos”?
  • ¿La empresas, y de forma secundaria los “Ricos”, deberían pagar más impuestos?

.

Por cierto, y para finalizar una pregunta capciosa:

¿Cuantas de estas colaboraciones y aportaciones descritas para una Empresa Privada realiza una Empresa Pública o el Estado consigo mismo?

(Buenoooo, acabo de mentar la bicha 😉 )

Flxaryaman.

.

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS

POR QUÉ EL AHORRO NO HUNDE LA ECONOMÍA SINO QUE LA FORTALECE. Publicado en 2012/07/02

SOBRETITULACIÓN EN LA ERA DE LA REALIDAD AUMENTADA. Publicado en 2012/04/14.

INGRESOS, GASTOS Y DÉFICIT PARA PRINCIPIANTES COMO YO. Publicado en 2012/02/08.

EL PROBLEMA NO SON LOS IMPUESTOS ALTOS SINO DÓNDE SE UTILIZAN. Publicado en 2012/01/16.

LUCHA DE CLASES, ¿PERO DE QUÉ CLASES? Publicado en 2011/12/27.

EL SENTIDO COMÚN NO SIEMPRE ACERCA A LA REALIDAD Publicado en 2011/07/22.

Anuncios
Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

POR QUÉ EL AHORRO NO HUNDE LA ECONOMÍA SINO QUE LA FORTALECE

Posted on 2012/07/02. Filed under: Información propia | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , |


Tal y como ocurre en la Vida hay muchas verdades que aparente y racionalmente parece que van a tener unos efectos y en la realidad tienen los contrarios. Por ejemplo, a un amigo le das sin esperar nada a cambio, sin embargo cuanto más das más recibes sin pedirlo.

Con el Ahorro pasa algo parecido. Según se lee en los medios de información parece que si los ciudadanos ahorran van a provocar un desastre económico ya que no hay consumo evidente y los empresarios no pueden obtener beneficios. Consecuentemente se nos está pidiendo constantemente que aumentemos el consumo para superar la crisis; ¿os suena de algo?

Sin embargo, esta afirmación no coincide con la realidad.

Voy a dedicar el artículo de hoy a intentar demostrar por qué el Ahorro Individual crea la base para un enriquecimiento individual y de la sociedad que nos rodea, y por qué si consumiéramos más y no ahorrásemos seríamos más pobres.

Pero previamente hemos de explicar unos conceptos básicos para poder desarrollar la explicación, y que seguro que os van a sorprender.

  • Primero describiremos cómo es una Estructura de los Procesos Productivos.
  • Posteriormente hablaremos de la Interconexión de los Procesos Productivos con la División del Trabajo.
  • Luego explicaremos qué significa el tipo de Interés.
  • Pondremos un ejemplo de Estructura Productiva y la interpretaremos.
  • Y por último, observaremos los efectos que tiene el Ahorro sobre esa estructura productiva y, en consecuencia, sobre la sociedad.

Para ello voy a usar, como no, las magistrales clases del curso de Introducción a la Economía del Instituto Juan de Mariana, impartida por el catedrático de economía política Huerta del Soto en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (videos disponibles en la página web, y altamente recomendables), el libro Dinero, Crédito Bancario y Ciclos Económicos del mismo autor y los resúmenes de esas lecciones de Introducción a la Economía realizados por Anarcocapitalista.com.

(Nota del Autor:
Espero que
comprendáis que es un tema complejo y que pretendo hacer un resumen que, en un intento de que no se quede nada atrás y quede lo más claro posible, se queda extenso.
Para los puristas el artículo se quedara corto e incompleto.
Para los neófitos, será largo y por momentos inconexo. Pero prometo que la información aquí expuesta no os va a dejar indiferentes, como no me lo dejó a mí, que me provocó meterme en el lio de escribir este artículo.

De todas formas, intentaré, dentro de mis posibilidades, completar la información del tema a través de enlaces en el texto.)

.

LA ESTRUCTURA DE LOS PROCESOS PRODUCTIVOS

La Estructura de los Procesos Productivos de una economía moderna es complicadísima y, desde el punto de vista temporal, enormemente prolongada. Está constituida por una multitud de etapas, todas ellas interrelacionadas entre sí y divididas en múltiples subprocesos que se desarrollan en los innumerables proyectos de acción que son continuamente emprendidos por los seres humanos.

Por ejemplo, el proceso de producción de un automóvil puede considerarse que está constituido por centenares e incluso miles de etapas productivas que exigen un periodo de tiempo muy prolongado (incluso de varios años), desde el momento en que, por ejemplo, se inicia el diseño del vehículo (etapa más alejada del consumo final) … hasta llegar a las etapas más próximas al consumo, como pueden ser las de transporte y distribución a los concesionarios, el desarrollo de campañas de publicidad y la exposición y venta al público.

.

.

Así, aunque al visitar la fábrica veamos salir un vehículo terminado por minuto no debemos dejarnos engañar pensando que el proceso de producción de cada coche es de un minuto, sino que hemos de ser conscientes de que cada coche ha exigido un proceso de producción de varios años, a lo largo de una serie de múltiples etapas, desde que se concibió y diseñó el modelo hasta que el coche se entregó a su orgulloso propietario como bien de consumo.

.

LA ESTRUCTURA PRODUCTIVA Y LA DIVISIÓN DEL TRABAJO

Para desarrollar la Estructura Productiva, en las sociedades modernas hay una tendencia a que los seres humanos se especialicen en distintas etapas del proceso productivo. Y es que existe una creciente división del trabajo (o, mejor dicho, del conocimiento), que da lugar a una constante división y subdivisión de las etapas del proceso de producción conforme la división del conocimiento se extiende y profundiza. En cada una de estas etapas tienden a especializarse empresas y agentes económicos concretos.

En todo momento, ahora mismo, cada una de las etapas productivas convive sincrónicamente con las restantes y así, a la vez, existen unas personas dedicadas a diseñar vehículos (los que estarán disponibles para el público dentro de diez años), otras simultáneamente se dedican a encargar a los proveedores material, como otras se dedican a la vez a la cadena de montaje, y otros, en fin, también simultáneamente, se dedican, ya muy cerca del consumo final, al campo comercial impulsando la venta de los vehículos ya producidos.

Cabría afirmarse que cuanto más largos son los procesos de producción tienden a hacerse más productivos.
Por ejemplo, el tractor moderno es mucho más productivo que el arado romano a la hora de arar la tierra. Sin embargo, el tractor es un bien de capital cuya producción exige un conjunto de etapas muchísimo más numeroso, complejo y prolongado que el número de etapas que exige la producción de un arado romano.

Entonces la diferencia esencial entre las sociedades ricas y las sociedades pobres radica básicamente en que las naciones ricas poseen un mayor entramado de bienes de capital empresarialmente bien invertidos, en forma de máquinas, herramientas, ordenadores, edificios, productos semi-elaborados, etc., que se ha hecho posible gracias al ahorro previo de sus ciudadanos.

.

.

Las sociedades ricas son en definitiva, las que fomentan:

– El ahorro, protegiendo el derecho a la propiedad privada

– Y las buenas inversiones, permitiendo el libre ejercicio de la empresarialidad

.

EL TIPO DE INTERÉS

Y antes de continuar hemos de responder a qué nos referimos cuando hablamos del Tipo de Interés.

Cada vez que se habla de tipo de Interés se pretende vender como que es producto de la usura de los capitalistas especuladores por el préstamo de un dinero. ¿Pero qué es realmente el Tipo de Interés?

Todos los seres humanos, a igualdad de circunstancias, quieren conseguir sus fines cuanto antes (ver “ley de la preferencia temporal”)

Esta preferencia por conseguir los fines antes o después es sentida con diferente intensidad por cada persona en cada momento.
Personas con diferente preferencia temporal se benefician mutuamente si intercambian entre sí bienes presentes que tienen unos por bienes futuros que van a conseguir otros.

.

.

Es decir, por ejemplo, personas que tienen dinero acumulado en el banco hoy, están dispuestas a prestarlo a largo plazo a personas que necesitan financiación hoy para lograr su fin o éxito a largo plazo; siempre el dueño de los bienes hoy aceptará el intercambio obteniendo como contraprestación un interés adecuado con el que justificar el que no van a poder disponer de ese dinero durante un tiempo determinado durante el cual el empresario va a realizar su inversión.

Son intercambios mutuamente beneficiosos aquellos en que recibimos de otra persona con menor preferencia temporal bienes presentes a cambio de bienes futuros.

A quienes ofertan bienes presentes, renunciando a su consumo, a cambio de más o mejores bienes en el futuro se les denomina AHORRADORES o CAPITALISTAS.

A quienes demandan bienes presentes y renuncian a la propiedad de unos bienes hoy que terminarán de producir y de dar retabilidad en bienes futuros, se les denomina EMPRENDEDORES o EMPRESARIOS.

Estos intercambios, en el denominado “mercado de tiempo”, dan lugar al precio de intercambio, llamado “TASA” o “TIPO DE INTERÉS” y normalmente expresado en %, de los bienes presentes en función de los bienes futuros, que recoge la tasa social de preferencia temporal.

Como curiosidad, y según esta explicación.
Los trabajadores son CAPITALISTAS pero a muy corto plazo
.

Son agentes económicos que venden bienes actuales de su propiedad, su trabajo productivo, que el empresario transformará en beneficios propios en el futuro, a cambio de unos bienes presentes e inmediatos, los sueldos. El empresario entrega hoy al empleado el adelanto por los beneficios de su productividad que serán integramente adquiridos en un futuro por el empresario.

El empleado tiene una preferencia temporal mayor, frente al empresario que tiene una preferencia temporal menor.

 .

EJEMPLO DE ESTRUCTURA PRODUCTIVA

Vamos ahora a utilizar una Estructura Productiva esquemática que nos va a servir como base para hacer el análisis de cómo el Ahorro afecta a la Economía Real.

Las etapas de la estructura productiva que recogemos en el Gráfico representan una producción de bienes de capital y de bienes de consumo en términos de su valor en unidades monetarias (u.m.).

A la izquierda del gráfico indicamos que hemos supuesto que la estructura productiva está constituida por cinco etapas cuyo “números de orden”, siguiendo la aportación clásica de Menger, consideramos que se incrementa conforme más se alejan de la etapa final de consumo. Y además hemos considerado que cada Orden equivale a un año de producción del producto, como simplificación del proceso.

.

.

Vamos a describir lo que representa cada una de las barras de la tabla con un ejemplo práctico. Supongamos por ejemplo la estructura productiva simplificada necesaria para la fabricación y venta de automóviles:

5ª Etapa:
Supongamos que una empresa minera contrata trabajadores y alquila unos terrenos para extraer mineral de hierro (Bienes de 5º orden) durante un año. Producir el Mineral de Hierro le cuesta 18 unidades monetarias (u.m.) y lo vende por 20 u.m. totales, recibiendo como beneficio de la operación 2 u.m. (aproximadamente un 11% del coste total)

4ª Etapa:
Posteriormente un alto horno compra el Mineral de Hierro por 20 u.m., la transformación del mineral de hierro en acero (Bienes de 4º orden) a lo largo de un año le cuesta 16 u.m. y lo vende por 40 u.m. totales, recibiendo como beneficio de la operación 4 u.m. (aproximadamente un 11% del coste total)

3ª Etapa:

Una fábrica de coches compra el acero por 40 u.m., la transformación del acero para fabricar coches en su cadena de montaje (Bienes de 3º orden) a lo largo de un año le cuestan 14 u.m. y los vende por 60 u.m., recibiendo como beneficio 6 u.m. (aproximadamente un 11% del coste total)

2ª Etapa

Un Distribuidor/Transportista compra los coches por 60 u.m., la distribución / transporte de coches (Bienes de 2º orden) a lo largo de un año le cuestan 12 u.m. y los vende por 80 u.m., recibiendo como beneficio 8 u.m. (aproximadamente un 11% del coste total)

1ª Etapa

Un Concesionario compra los coches por 80 u.m., la gestión de la venta de coches (Bienes de 1º orden) a lo largo de un año le cuestan 10 u.m. y los vende por 100 u.m., recibiendo como beneficio 10 u.m. (aproximadamente un 11% del coste total)

.

INTERPRETACIONES DEL ESQUEMA DE ESTRUCTURA PRODUCTIVA

Las interpretaciones del esquema se pueden hacer desde dos puntos de vista

Diacrónica: seguimiento a la fabricación desde el origen de un producto hasta su venta al consumidor, que ya hemos realizado al describir el esquema anteriormente.

Sincrónica: descripción de la fabricación simultánea de bienes de distinto Orden. Consiste en entender que todo el diagrama descrito está ocurriendo ahora, en este momento, a la vez.

Si observamos el diagrama llegamos a la conclusión de que solo una pequeña parte (aproximadamente 1/3 o menos) de la actividad productiva en una economía moderna está dedicada a la etapa del consumo.

Entendiendo que el consumo de la producción solo se produce en la 1ª etapa, en nuestro ejemplo durante esta etapa los compradores de coches solo consumen 100 u.m. que es una cantidad muy inferior a lo consumido por los empresarios en el resto de etapas de orden superior 20 + 40 + 60 + 80 =200 u.m.

En definitiva, la cantidad de dinero que se gasta en bienes de producción durante cualquier periodo de tiempo es, con mucho, muy superior a la cantidad de dinero que se gasta durante ese mismo periodo en bienes y servicios de consumo.

Y en cambio, a pesar de esta certeza, cuando se analizan las cuentas del Estado se usan términos tales como PIB, que no es más que el Producto Interior Bruto a precios de mercado exclusivamente de los bienes y servicios finales, los que llegan a su usuario final, excluyéndose del computo los bienes intermedios. Es decir, para analizar la situación de la Economía de un País se usa solo 1/3 del total producido en el mismo.

.

El actual método de cálculo del Producto Interior Bruto (PIB) exagera enormemente la importancia que el consumo tiene en la economía, llevando a la errónea impresión de que la parte más importante del producto nacional se materializa en bienes y servicios de consumo, en vez de materializarse en bienes de inversión. Esto explica además que la mayoría de los agentes implicados, economistas, políticos, periodistas y funcionarios…concluyan que la mejor manera de desarrollar económicamente un país es estimulando el consumo y no la inversión.

.

.

Claro está, que si lo que importa es la cifra del PIB es normal que nuestros representantes políticos nos pidan, nos supliquen, nos imploren que consumamos más, importándole muy poco el resto del proceso productivo, ya que para ellos “los números mandan”.

¿Eso es trabajar por el futuro del País, como presumen jactanciosamente los políticos?

.

EFECTO SOBRE LA ESTRUCTURA PRODUCTIVA DEL INCREMENTO DEL CRÉDITO FINANCIADO CON CARGO A UN AUMENTO PREVIO DEL AHORRO VOLUNTARIO

Vamos a estudiar de qué manera el libre ejercicio de la empresarialidad modifica la estructura productiva en consonancia con la preferencia temporal de la sociedad.

Tenemos que matizar que toda esta explicación es válida a igualdad de circunstancias. Hay que entender que afirmamos como condicionante básico que son los individuos con sus iniciativas los que se adaptan a las circunstancias cambiantes que les rodean, ya explicado en el artículo FUNDAMENTO DE LA “EGOISTA Y AVARICIOSA” ESCUELA AUSTRIACA publicado en 2011/12/05.

En el caso de que en este proceso se inmiscuyan los poderes políticos, el análisis no es que sea falso sino que queda desvirtuado por esta intervención.

La pretensión ilusoria de los intervencionistas que la economía se puede manejar mediante balances de un momento determinado en los que se analiza el pasado, mediante estadísticas en las que todo el mundo miente y además en las que se manipulan los resultados, o mediante análisis racionales de un individuo omnipotente que estudie lo que necesita la sociedad a base de mirar periódicos es falaz, y además nos lleva a la ruina.

.

Veamos, pues, el caso en que la preferencia temporal disminuye, es decir, aumenta la disposición a renunciar a bienes presentes (ahorrar) a cambio de más o mejores bienes futuros.

Vamos a suponer que la preferencia temporal disminuye mucho rápidamente y el gasto en la 1ª etapa, la del consumo, se reduce de forma voluntaria de 100 a 75 u.m., es decir, los consumidores nos ahorramos 25 u.m.

.

 

.

Esa disminución del consumo (AHORRO) va a producir tres efectos sobre la estructura productiva inicial:

1.- Disparidad de beneficios entre etapas.

2.- Bajada del tipo de interés, que aumenta el precio de los bienes de capital.

3.- Aumento de los salarios reales: “efecto Ricardo”.

Pasamos a continuación a desarrollarlos.

PRIMER EFECTO DEL AUMENTO DEL AHORRO:

El primer efecto del aumento del ahorro es que disminuye inicialmente el beneficio contable de las empresas dedicadas a atender el consumo presente.

.

.

Si en el esquema inicial, en la primera etapa se compraba el producto de la 2ª etapa por 80 u.m., se invertía para venderlos 10 u.m. y se vendían todos los coches con un valor total de 100 u.m., y lo que se conseguía era un beneficio de 10 u.m., ahora los consumidores solo consumen 75 u.m. se produce una pérdida de 75 – (80+10) = -15 u.m.

Sin embargo, las empresas de las etapas más alejadas del consumo, que no venden sus productos a los consumidores sino a otros empresarios en otro momento productivo, en base a un dinero que los capitalistas no dedican al consumo (ahorros), no ven alterados inicialmente sus beneficios.

Debido a que se produce una pérdida en la 1ª etapa, la del consumo, se produce un ajuste hacia las etapas productivas más alejadas: La tendencia hacia la igualación de la tasa de beneficio contable o interés de cada etapa. Existe en el mercado una tendencia, movida por la fuerza de la empresarialidad, hacia la igualación de la tasa de beneficio de todas las actividades económicas. Esto sucede no sólo horizontalmente, dentro de cada etapa de la producción, sino también verticalmente, es decir, entre unas y otras etapas.

El ánimo de lucro de los empresarios les impulsa a modificar la estructura productiva en consonancia con los deseos de consumo presente y futuro de la sociedad. Con lo que a estos empresarios ya no les resulta atractivo el producir para el consumo inmediato de hoy, buscando nuevas fuentes de beneficios en otras etapas productivas, como ya veremos.

Está claro que el concesionario de coches, en los que se producía el consumo final lo pasa mal y tiene que cambiar de política económica pero eso no lleva inexorablemente a un empobrecimiento social, como muchas veces se afirma.

El aumento del ahorro por parte de la sociedad se redirige a la parte de la Estructura Productiva que en ese momento está produciendo beneficios, con lo que aumenta la inversión en los 2/3 de la economía que no está contemplada en el PIB, hace más capital-intensiva la estructura productiva y nos hace gradualmente más ricos.

El trasvase de inversión desde los sectores más cercanos a los más lejanos al consumo lleva consigo un trasvase de factores productivos. Es así cómo el aumento del ahorro (disminución del consumo) nos hace cada vez más ricos: redirigiendo cada vez más bienes de capital, trabajo y recursos naturales hacia actividades más productivas.

.

El aumento de demanda de factores productivos (mano de obra, materias primas, etc.…), en las etapas más alejadas del consumo y financiado con el crecimiento del ahorro, no provoca una subida del precio de dichos factores (excepto de los más específicos) ya que previamente ha habido una disminución de la demanda sobre ellos en las etapas más próximas al consumo.

SEGUNDO EFECTO DEL AUMENTO DEL AHORRO:

El segundo efecto del aumento del Ahorro es la disminución del Tipo de Interés sobre el precio de mercado de los bienes de capital.

Si aumenta el ahorro, aumenta la cantidad ofertada de bienes presentes  a cambio de bienes futuros y su precio, el tipo de interés, baja. (*)

.

.

Debido a que la rentabilidad de los proyectos depende de la comparación que se hace entre lo que obtiene el emprendedor arriesgándose invirtiendo en una empresa y obteniendo un beneficio final, y lo que puede obtener un capitalista dejando el dinero en depósito, cuando el interés del dinero baja aumenta la probabilidad de éxito de la empresa al tener que devolver menor cantidad de dinero, ya que se redujo el interés.

Me explico, si el empresario considera que de un negocio puede sacar un beneficio del 8 % sobre lo invertido, si va a pedir dinero al capitalista y este último observa que el interés del Banco está en un 11% se negará a hacerle el préstamo ya que ganará más no prestando, sin arriesgar el dinero.
En cambio, si al capitalista en el Banco le dan por su dinero un 1,70% de interés, aceptará encantado hacer un préstamo al empresario a riesgo ya que a la larga podrá obtener un beneficio mayor. (Esto es ni más ni menos la “maligna” especulación; que me expliquen qué tiene de malefico esta actitud del Capitalista; pero bueno, ¡que le vamos a hacer!)

.

Por otro lado, el valor de mercado de un bien de capital (mano de obra, edificios, maquinaria,…) tiende a igualarse con el valor descontado por el tipo de interés de la corriente futura de sus rentas esperadas, valor descontado que aumenta conforme el tipo de interés es más bajo.

Es decir, si queremos estimar el valor de venta de una vivienda en el mercado hoy, usaremos el siguiente método.
Si esa vivienda tiene una renta de alquiler de 1.000 € al mes, es decir 12.000 €/año (suponiéndose en el ejemplo duración infinita) se usa la siguiente fórmula:

Valor de la vivienda=Renta anual de la vivienda / Tipo de interés del dinero.
(Simplificación que nos va a servir como referencia)

En este caso, si suponemos un tipo de interés del 10 % (i=0,10) => el Valor actual de la vivienda es de  12.000/0,1 = 120.000 €

En cambio, si supusiéramos un tipo de interés del 5 % (i=0,05) => el Valor actual de la vivienda sería de  12.000/0,05 = 240.000 €

Ante una reducción a la mitad del Tipo de Interés del dinero el precio de la vivienda se multiplicaría por el doble. Por lo que, como ya afirmamos anteriormente, a menor interés los Bienes de Capital aumentan mucho su valor, provocando que aumente su demanda por parte de los empresarios.

TERCER EFECTO DEL AUMENTO DEL AHORRO:

El tercer efecto del aumento del Ahorro es el llamado Efecto Ricardo

Cuando se produce un aumento del ahorro provocando una disminución del consumo final, los precios de los bienes de consumo final tienden a experimentar una reducción.

Y si, como suele suceder, de entrada se mantienen constantes en términos nominales los salarios, al disminuir el precio de los bienes de consumo final se producirá un aumento del poder adquisitivo del salario real de los trabajadores empleados en todas las etapas de la estructura productiva. A igualdad de sueldos se pueden adquirir más bienes.

Este aumento de los salarios reales (que no nominales) que resulta del incremento del ahorro voluntario hace que, en términos relativos, sea interesante, para los empresarios de todas las etapas del proceso productivo, sustituir mano de obra por bienes de capital.

Es decir, sustituir trabajadores por maquinaria, ordenadores o similar, que además vale más, por lo que vimos en el punto anterior, y es más productiva.

Pero esperad, los impacientes que ya están planteándose la “injusticia social”; esperad la explicación de por qué este proceso es el más adecuado y el más conveniente para los “proletarios”.

Responded primero al siguiente cuestionario.

Si vamos a sustituir trabajadores por maquinaria:

.- Primero ¿Existe el proceso productivo de creación de nuevos bienes capitales?

No, con lo que hay que crearlo e incorporarlo al proceso productivo anterior.

.- Una vez creado el nuevo proceso productivo ¿Quién puede diseñar y fabricar esa maquinaria?

Pues los trabajadores expulsados de la 1ª etapa, la del consumo final. Con lo que es fundamental que los trabajadores estén cualificados o en continuo proceso de formación personal. Además es de enorme interés para el empresario que los contrate el que sean especialistas y mejorar constantemente su especialización. La probabilidad de sustitución de esos empleados altamente especializados por otros de menor especialización disminuye drásticamente, que no totalmente.

.- Una vez desarrollada la maquinaria, ¿Quién puede manejar la maquinaria?

Pues mano de obra cualificada que provocará una mejora importante de la calidad del producto final y una mayor satisfacción del consumidor a un precio inferior al inicial. También esa especialización mejorará competencia de la empresa y de forma indirecta el sueldo del empleado.

.

Hay que darse cuenta además, que hay más trabajadores empleados en las etapas productivas de etapas alejadas del consumo que en las relacionadas con el consumo final. Con lo que a mayor número de etapas productivas más empleo.
Solo hay que fijarse en el contraste entre la India en donde miles de personas se dedican a la agricultura, y en cambio viven en una pobreza constante, o en Estados Unidos en donde una persona con un tractor cultiva más cantidad de comida y en cambio vive en una sociedad rica y su calidad de vida es muy superior.

El “Efecto Ricardo” es, pues, una tercera razón de naturaleza microeconómica que explica por qué los empresarios reaccionan ante un aumento del ahorro voluntario incrementando su demanda de bienes de capital e invirtiendo en nuevas etapas más alejadas del consumo final.

.

CONCLUSIÓN: LA SOLUCIÓN TEÓRICA A LA FALSA “PARADOJA DEL AHORRO”.

Como consecuencia de la combinación de los tres efectos que acabamos de estudiar y que se ven impulsados por el proceso empresarial de búsqueda de beneficios, tenderá a producirse una nueva estructura de etapas de bienes de capital más “estrecha” en beneficios empresariales pero también más “alargada” temporalmente y con mayor productividad, con más oportunidad de ganancia, con más trabajadores, mejor formados y con unos sueldos con mayor poder adquisitivo.

.

.

En este caso la Estructura Productiva la incrementamos en dos etapas la 6ª y  la 7ª, y aunque el resto de las etapas productivas se han de adaptar hay que contar con un factor que apacigua el aparente efecto reductor en los beneficios que no necesariamente significa pérdidas.

Simplemente hay que explicitar que los costes de producción no vienen marcados por el coste de fabricar un producto sino por la expectativa de ganancia del empresario, por el coste de venta y, en definitiva, por la demanda del comprador.

O sea, si el empresario considera subjetivamente que un producto, después de un periodo de tiempo y una previsión de costes, va a ser demandado por un consumidor a un precio determinado se arriesgará a producirlo.
Si los costes, por cualquier circunstancia, finalmente son mayores que lo que el consumidor está dispuesto a pagar, el empresario podría incurrir en pérdidas, por lo que se le obliga a adaptar sus costes, a través de prueba y error, al precio final de venta mediante los mecanismos que considere necesarios; ya sea rediseñar el producto, cambiar de proveedores, reducción de sueldos, cambiar el proceso de fabricación, cambiar de mercado objetivo o mismo reducción de beneficios, entre otros.

El coste no deja de ser el valor subjetivo que el actor da al fin al que tiene que renunciar cuando decide utilizar los medios a su disposición para lograr otro fin que valora más.

Con que la constante búsqueda empresarial puede hacer de un mismo producto un éxito o un fracaso. Con lo que los costes no determinan el precio del producto; son un factor más del precio del mismo.

Estos proyectos más intensivos en capital, cuando maduran, llevan al mercado más y mejores bienes de consumo que encuentran una demanda monetaria más reducida (75 u.m.)

Conclusión: tenemos más a menor precio, somos cada vez más ricos gracias al ahorro.

.

LA SOLUCIÓN TEÓRICA DE LA “PARADOJA DEL AHORRO”

Los macroeconomistas no entienden que la producción requiere tiempo y piensan equivocadamente que una disminución del consumo perjudica, no sólo a las empresas de la etapa del consumo, sino a toda la economía. Eso es debido, como ya explicamos, a que interpretan la realidad a través de unos índices estadísticos (PIB) que no muestran la realidad tal y como ocurre en ese momento, y que producen horrorosas interpretaciones.

Por otra parte, para que todo este desarrollo económico funcione se tiene que permitir que el mercado se autorregule y que deje de estar intervenido por el Estado. El simple hecho de que un organismo estatal pueda manipular el Tipo de Interés del Dinero o que estimule los beneficios en alguna etapa productiva con subvenciones, provoca un falseamiento de la información básica y, consecuentemente, se incrementa la probabilidad de errores empresariales hasta límites insospechados.

Hemos demostrado en este artículo que el ahorro voluntario crea incentivos para que los empresarios alarguen la estructura productiva, comenzando así proyectos más capital-intensivos que proporcionarán a la sociedad más y mejores bienes de consumo en el futuro y a un precio más ajustado.

flxaryaman.

.

P.D.: Con respecto al Ahorro del Estado me remito a lo ya comentado en el artículo INGRESOS, GASTOS Y DÉFICIT PARA PRINCIPIANTES COMO YO publicado en 2012/02/08

.

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS

SOBRETITULACIÓN EN LA ERA DE LA REALIDAD AUMENTADA. Publicado en 2012/04/14.

INGRESOS, GASTOS Y DÉFICIT PARA PRINCIPIANTES COMO YO. Publicado en 2012/02/08.

EL PROBLEMA NO SON LOS IMPUESTOS ALTOS SINO DÓNDE SE UTILIZAN. Publicado en 2012/01/16.

LUCHA DE CLASES, ¿PERO DE QUÉ CLASES? Publicado en 2011/12/27.

EL SENTIDO COMÚN NO SIEMPRE ACERCA A LA REALIDAD Publicado en 2011/07/22.

Leer entrada completa | Make a Comment ( 3 so far )

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: