Archive for 28 abril 2013

SABEN, PUEDEN PERO NO QUIEREN

Posted on 2013/04/28. Filed under: Información propia | Etiquetas: , , , , |


La economía, oh la puñetera economía.

Por mucho que se empeñen, la economía no puede ser estudiada directamente y además no es una ciencia empírica.

Es como cuando un científico pretende observar electrones con sus microscopios atómicos. Debido a que usa electrones para localizar los electrones, una vez que pretende enfocar uno de ellos ya no está porque la presencia de electrones externos afectan a la posición del electrón que queremos ver.
Pero esto no nos impide afirmar que el electrón existe, ya que se ha demostrado su existencia por métodos indirectos, ya sean teóricos, matemáticos, físicos por la electricidad, o químicos, o …

Pues en la ciencia económica es igual, una vez intentas focalizar o estudiar un fenómeno económico, por tu simple presencia este se distorsiona, ya sea porque cambian las circunstancias que afectan al acto económico, sea por capricho del actor del intercambio, sea por la confianza, sea porque el IPC… Sea por la causa que sea el hecho económico no es igual.

Pero esto no impide que existan premisas que son ciertas sin necesidad que ocurran constantemente en todas las ocasiones.

.

ESTÍMULOS PARA CREAR EMPLEO

Por ejemplo, muchas son las formas de estimular la creación de empleo pero todos parten de la siguiente verdad económica:

A igualdad de circunstancias, una de las formas por las que se puede estimular la creación de empleo es mediante una reducción de coste del mismo, de manera que la productividad del trabajador sea mayor que el coste de su puesto de trabajo más el beneficio que supone el empresario que obtendrá por la venta de ese trabajo.”

Como el beneficio (o pérdida) no será real hasta que se haya realizado el trabajo y el empresario lo haya vendido, el factor a reducir es el del Coste del Puesto de Trabajo.

Esta Reducción del Coste se puede conseguir por varias vías:

  1. Aportando bienes capital (herramientas, tecnología, procesos…) al empleado para que sea más eficiente y productivo. La reducción de costes es muy marginal y dependerá de muchos factores; entre otros de la preparación del empleado, de su especialización, de la adaptación de los bienes capitales al trabajo a realizar, del coste de adquisición de los bienes capitales, etc.
  2. Mediante una reducción de sueldo a través de una renegociación con el empleado. Pero esto tiene el inconveniente de si el trabajador está dispuesto a reducir su salario más allá de un nivel prudencial; o si por el sueldo ofrecido el empresario podrá obtener un trabajador suficientemente preparado para el puesto que le pueda dar la productividad necesaria, ya que no todos los trabajadores son igual de eficientes. Sea como sea, la reducción de costes por el sueldo sigue siendo muy marginal ya que por mucho que se empeñen los empresarios ningún trabajador va a ir a trabajar si considera que está perdiendo dinero. Para colmo, está opción esta limitada por los Convenios Colectivos con lo que en muchos casos la reducción del sueldo es inviable.
  3. Reducciendo los impuestos a pagar al fisco, que suelen ser un 35% del coste unitario de cada trabajador (*), y que además no tienen criterio ninguno por el que tiene que ser ese porcentaje y no otro muy superior o inferior.  De hecho, mañana mismo se podrían hacer desaparecer por decreto, sin que afectase mucho más que a la reducción de ingresos a través de impuestos del fisco. La aportación a la Seguridad Social junto con las cuotas obreras de Contingencias Comunes y Formación Profesional, así como el IRPF son todas reducibles.

Una vez se reduce el coste del empleo el empresario, el único ente económico que crea empleo productivo, podría plantearse reinvertir ese ahorro sea en el crecimiento de la empresa mediante inversiones, en el aumento de trabajadores para aumentar la producción o en la recogida y reparto de beneficios entre los capitalistas que arriesgaron su dinero en la creación de la empresa, hecho tan digno como cualquiera de los otros.

¿Si tuvierais la responsabilidad de “Estimular la Creación de Empleo” en un momento de crisis cuál escogeríais por más eficiente?

.

“ESTÍMULOS POLÍTICOS PARA COMBATIR EL DESEMPLEO”

Pues bien, no niego que hayan empresarios irresponsables que no hagan nada más allá de la presión mediante broncas a los trabajadores para reducir costes y aumentar la productividad; ni que no hayan empresarios que pretendan que el obrero trabaje por sueldo de miseria o por más horas; pero está claro que quien tiene la clave con mayor efectividad en la reducción de costes laborales y con ello “estimular” la creación de nuevos puestos de trabajo es el Gobierno.

Y esto lo sabe todo el mundo, incluidos los políticos.

Pero para conseguir la reducción de impuestos dichosa se puede lograr de tres formas:

  1. Eliminándoselos,
  2. Reduciéndoselos de forma permanente a un porcentaje mucho más asequible para el empresario y también para el trabajador.
  3. Mediante una concesión temporal de reducción de los mismos.

Entendiendo que en todos los casos hay un individuo favorecido: el que gracias a que se facilitan las condiciones consigue trabajo; pero cabría preguntarse cuál conseguirá “estimular”, es decir, crear más empleo.

Analicemos cada una de las formas.

Los dos primeros métodos son incondicionales; aunque los concede el Gobierno lo hace para todo el mundo sin distinción entre “amigos y enemigos”; no hay nadie en particular que se sienta favorecido o privilegiado en el acto de reducción de impuestos indiscriminada con lo que los efectos electorales son mínimos ya que favorecen a los votantes de todos los partidos políticos.

¡Ahhh, pero el tercer método! El tercer método es el de la concesión por su divina intercesión de una concesión a los que consideran que les pueden votar si, por casualidad, obtienen trabajo: los jóvenes, los mayores de 55 años, los nuevos “emprendedores”, las grandes empresas (favorables a su posición política)… Para el resto se considera que no van a tener demasiados beneficios electorales por lo que “¡para qué molestarse!”

.

LA CRUDA REALIDAD

Y de aquí vienen los famosos “estímulos para combatir el desempleo” que NUNCA han obtenido los réditos prometidos pero que esto no es óbice para que no se intenten una y otra vez. (1) (2) (3) (4) (5) 

Eso sí, nunca se han de extender en el tiempo, no vaya a ser que se pierda esa herramienta coactiva por parte del Gobierno. (6)

En definitiva, reducen impuestos de manera interesada (pero sin pasarse) y aumentan las subvenciones para la formación del empleado (pero con cursos inútiles que no aumentan en ningún caso la productividad del trabajador ni su especialización)

Y la pregunta es: ¿Pretenden nuestro bien cuando toman este tipo de medidas? ¿De verdad creéis que es por nuestro bien y que van a conseguir “estimular” la creación de puestos de trabajo?

En definitiva, SABEN, PUEDEN PERO NO QUIEREN.

Flxaryaman.

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: