AVISO A LOS INCITADORES A LA REVOLUCIÓN

Posted on 2012/09/26. Filed under: Información propia | Etiquetas: , , , , , , |


Mensaje urgente a los que buscan, mediante la provocación de las masas, conseguir objetivos propios. Ya sean Gordillos, Nacionalistas, Patrioteros, sindialistas o políticos de cualquier pelaje.

Y no es consejo mio sino de Benito Pérez Galdós, y dice así:

“Hay que pensárselo mucho antes de arrojar la piltrafa a este especie de carnívoros; pero una vez arrojada, el que aspire a quitársela se expone a recibir un mordisco o arañazo” (Episodios Nacionales, El Grande Oriente)

¡Qué Dios nos pille confesados!

Flxaryaman

Anuncios
Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

¿LA HISTORIA SE REPITE?, ESPAÑA 1820

Posted on 2012/08/06. Filed under: Información propia | Etiquetas: , , , , , , |


Extracto del “Los Episodios Nacionales ” de Benito Pérez Galdós, del capítulo titulado “La Segunda Casaca”

En el texto original se refiere al Pronunciamiento de Rafael de Riego en Andalucía de 1820. Éste se lleva a cabo después de 14 intentos de derrocamiento del absolutismo de Fernando VII desde 1814.

Tras unos comienzos desalentadores del levantamiento de Rafael Riego, debido a un golpe de fortuna en España se logra reinstaurar en 1820 la Constitución de 1812 durante el Trienio Liberal.

El texto que transcribo se produce entre Pipaón, un absolutista convencido que, ante los aires de cambio institucional y ascenso del liberalismo de 1812, simula apoyar la causa liberal para mantenerse en la estructura del poder; y Monsalud, liberal convencido y por ello conspirador por la causa revolucionaria, durante los momentos de zozobra de la revolución liberal de Riego, previos a su éxito final.

He modificado ciertas partes destacándolas entre comillas y en cursiva.

.
“ESPAÑA SEGUIRÁ ANDANDO A CUATRO PIES POR MUCHÍSIMO TIEMPO.

Pipaón —  Siempre creí que España era un pueblo de costumbres “intervencionistas”, y que la revolución y el liberalismo estaban solo en las cabezas exaltadas de cierto número de caballeretes, un tanto avispados  por el alcohol de las lecturas… Por eso yo, al conspirar, no contaba con que se hiciera ninguna revolución verdadera, sino simplemente una mojiganga de revolución, una cosa teatral y de mentirijillas, que no alterara nada en el fondo, sino en la superficie, y que contentándose con fórmulas, verificase un razonable y justo cambio de personas, que es al fin y a la postre lo más conveniente.

Monsalud — Como tú piensan muchos, muchísimos de los que han bullido en las logias, y ésta es una de las causas del fracaso. Aquí no hay más que “intervencionistas”, “intervencionismo” puro arriba y abajo y en todas partes. La mayoría de los liberales llevan la revolución en la cabeza y en los labios, pero en su corazón, sin saberlo se desborda el despotismo.

Pipaón — ¿De modo que, según tu frase, España seguirá andando a cuatro pies por mucho tiempo?

Monsalud — Por muchísimo tiempo.

Si a Julio Verne lo llamamos visionario por escribir sobre cosas que ocurrieron 50 años más tarde, ¿Cómo debemos denominar a Benito Pérez Galdós que lo hace con 133 años de antelación, usando como trama  hechos que ocurrieron hace 2 siglos?

Flxaryaman

.

P.D.: Curiosa imágen de Facebook…

.

“.- Los que NO estudian la Historia están condenados a repetirla.
Y los que la estudian están condenados a presenciar su repetición por los que no la estudian.”

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿LA HISTORIA SE REPITE?, ESPAÑA 2011, Publicado en 2011/07/26

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

¿LA HISTORIA SE REPITE?, ESPAÑA 2011

Posted on 2011/07/26. Filed under: Información propia | Etiquetas: , , , , , , , , , |


(…)

En el invierno  de “2011 a 2012” las cosas de España no podían andar peor. Lo de menos era “los problemas económicos” (…): aún había algo más desastroso y lamentable, y era la tormenta de malas pasiones que bramaba en torno al “Gobierno”. Sucedía en “Madrid” una cosa que no sorprenderá a mis lectores, si, como creo, son españoles, y es que allí todos querían mandar. Esto es achaque antiguo, y no sé qué tiene para la gente de este siglo el tal mando, que trastorna las cabezas más sólidas, da prestigio a los tontos, arrogancia a los débiles, al modesto audacia y al honrado desvergüenza. Pero sea lo que quiera, ello es que entonces andaban a la greña, sin atender al formidable enemigo que por todas partes nos cercaba.

Y aquel era enemigo, lo demás es flor de cantueso. Me río yo de insurrecciones absolutistas y republicanas, en tiempos en que el poder central cuenta con grandes elementos para sofocarlas. Aquello no se parecía a ninguna de estas niñerías de ahora, pues con la “crisis eran muchas las deudas y muchos los especuladores”. Los nuestros, dispersos y desanimados, no tenían un “Gobierno” experto que los mandase; faltaban recursos de todas clases, especialmente de dinero, y en esta situación el “Congreso” era un hervidero de intriguillas. Las ambiciones injustificadas, las miserias, la vanidad ridícula, la pequeñez inflándose para parecer grande como la rana que quiso imitar al buey, la intolerancia, el fanatismo, la doblez, el orgullo rodeaban a aquel pobre “Congreso de los Diputados”, que ya en sus postrimerías no sabía a qué santo encomendarse. Bullían en torno a él políticos de pacotilla de la primera hornada que en España tuvimos, “Gobernantes” pigmeos que no supieron “gestionar prosperamente gobernanza” alguna; y aunque había también varones de mérito así en la milicia como en lo civil, estos o no tenían arrojo para sobreponerse a los tontos, o carecían de aquellas prendas de carácter sin las cuales, en lo de gobernar, de poco valen la virtud y el talento.

Tuvo “el Gobierno” allá por Marzo el malísimo acuerdo de establecer “las Elecciones Generales”, y cuando esta antigualla “(la campaña electoral)” se vio de nuevo con vida; cuando esta máquina roñosa, inútil y gastada se encontró puesta otra vez en movimiento, allí era de ver cómo pretendía gobernar el mundo.

La fatuidad de aquellos consejeros que tanto adularon a “Rodríguez Zapatero” no tenía igual. Desde que se les puso en juego, empezaron a intrigar contra quien les había sacado del olvido, y decían que “mantenerse en el Gobierno” era ilegítimo. Valiéndose de D. “Alfredo P. Rubalcaba”, “Ex-vicepresidente del Gobierno”; de “José Bono”, a quien hemos visto en alguna parte, de “José Blanco” y de otros pájaros, llenaron de enredos “al Gobierno” y “al Consejo de Ministros”.

(…) Esta pandilleja no era otra cosa que el partido “socialista”, que ya empezaba a sacar la oreja; y para que desde el principio se tuviera completa noticia de su existencia, también repartió dinero entre la “ciudadanía”, fiando sus esperanzas a un “mantener el poder en diversas instituciones” que por entonces quedó frustrado.

Nada de esto era ya nuevo en España, porque el “vuelco electoral del 11” de Marzo en Madrid, de que, si mal no recuerdo, hice mención, obra fue de la misma gente; mas no se valieron sólo de la “población” sino también de varios cuerpos facultativos y distinguidos, como los lacayos, pinches y mozos de cuadra de la regia casa. En Madrid azuzaron a lo que un gran historiador llama con enérgico estilo la bozal muchedumbre, y hubo frecuentes serenatas de berridos y patadas por las calles; mas no pasó de aquí.

Un arma moral esgrimían entonces unos contra otros los políticos menudos, y era el acusarse mutuamente de malversadores de los caudales públicos, cuyo grosero recurso hacía el mejor efecto en el pueblo. Cuando se disolvió “el poder socialista”, hubo un registro de equipajes, que es de lo más vil y bochornoso que contiene nuestra moderna historia; pero no se encontró nada en las maletas de los patriotas, porque estos, malos o buenos, tontos o discretos, no tenían el alma en los bolsillos, ni la tuvieron aun sus inmediatos sucesores, años adelante.

Perdonen ustedes, si me ocupo de estos sainetes de la epopeya. Lo extraño es que las miserias de los partidos (pues también entonces había partidos, aunque alguien lo dude) no impedían la continuación de la “Crisis”, ni debilitaban el formidable empuje de la nación, con independencia de las victorias o derrotas “políticas”. Verdad es que las discordias de arriba no habían cundido a la masa común del país, que conservaba cierta inocencia salvaje con grandes vicios y no pocas prendas eminentes, por cuya razón la homogeneidad de sentimientos sobre que se cimentara la nacionalidad, era aún poderosa, y España, hambrienta, desnuda y comida de pulgas, podía continuar la lucha.

Extracto del “Los Episodios Nacionales ” de Benito Pérez Galdós, del capítulo titulado “Gerona”

En el texto original se refiere a la Junta Central creada para organizar la oposición a la invasión napoleónica en el invierno de 1809 a 1810. He modificado ciertas partes destacándolas entre comillas y en cursiva

No me digáis que no es curiosa la coincidencia

flxaryaman

Leer entrada completa | Make a Comment ( 1 so far )

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: