SABEN, PUEDEN PERO NO QUIEREN

Posted on 2013/04/28. Filed under: Información propia | Etiquetas: , , , , |


La economía, oh la puñetera economía.

Por mucho que se empeñen, la economía no puede ser estudiada directamente y además no es una ciencia empírica.

Es como cuando un científico pretende observar electrones con sus microscopios atómicos. Debido a que usa electrones para localizar los electrones, una vez que pretende enfocar uno de ellos ya no está porque la presencia de electrones externos afectan a la posición del electrón que queremos ver.
Pero esto no nos impide afirmar que el electrón existe, ya que se ha demostrado su existencia por métodos indirectos, ya sean teóricos, matemáticos, físicos por la electricidad, o químicos, o …

Pues en la ciencia económica es igual, una vez intentas focalizar o estudiar un fenómeno económico, por tu simple presencia este se distorsiona, ya sea porque cambian las circunstancias que afectan al acto económico, sea por capricho del actor del intercambio, sea por la confianza, sea porque el IPC… Sea por la causa que sea el hecho económico no es igual.

Pero esto no impide que existan premisas que son ciertas sin necesidad que ocurran constantemente en todas las ocasiones.

.

ESTÍMULOS PARA CREAR EMPLEO

Por ejemplo, muchas son las formas de estimular la creación de empleo pero todos parten de la siguiente verdad económica:

A igualdad de circunstancias, una de las formas por las que se puede estimular la creación de empleo es mediante una reducción de coste del mismo, de manera que la productividad del trabajador sea mayor que el coste de su puesto de trabajo más el beneficio que supone el empresario que obtendrá por la venta de ese trabajo.”

Como el beneficio (o pérdida) no será real hasta que se haya realizado el trabajo y el empresario lo haya vendido, el factor a reducir es el del Coste del Puesto de Trabajo.

Esta Reducción del Coste se puede conseguir por varias vías:

  1. Aportando bienes capital (herramientas, tecnología, procesos…) al empleado para que sea más eficiente y productivo. La reducción de costes es muy marginal y dependerá de muchos factores; entre otros de la preparación del empleado, de su especialización, de la adaptación de los bienes capitales al trabajo a realizar, del coste de adquisición de los bienes capitales, etc.
  2. Mediante una reducción de sueldo a través de una renegociación con el empleado. Pero esto tiene el inconveniente de si el trabajador está dispuesto a reducir su salario más allá de un nivel prudencial; o si por el sueldo ofrecido el empresario podrá obtener un trabajador suficientemente preparado para el puesto que le pueda dar la productividad necesaria, ya que no todos los trabajadores son igual de eficientes. Sea como sea, la reducción de costes por el sueldo sigue siendo muy marginal ya que por mucho que se empeñen los empresarios ningún trabajador va a ir a trabajar si considera que está perdiendo dinero. Para colmo, está opción esta limitada por los Convenios Colectivos con lo que en muchos casos la reducción del sueldo es inviable.
  3. Reducciendo los impuestos a pagar al fisco, que suelen ser un 35% del coste unitario de cada trabajador (*), y que además no tienen criterio ninguno por el que tiene que ser ese porcentaje y no otro muy superior o inferior.  De hecho, mañana mismo se podrían hacer desaparecer por decreto, sin que afectase mucho más que a la reducción de ingresos a través de impuestos del fisco. La aportación a la Seguridad Social junto con las cuotas obreras de Contingencias Comunes y Formación Profesional, así como el IRPF son todas reducibles.

Una vez se reduce el coste del empleo el empresario, el único ente económico que crea empleo productivo, podría plantearse reinvertir ese ahorro sea en el crecimiento de la empresa mediante inversiones, en el aumento de trabajadores para aumentar la producción o en la recogida y reparto de beneficios entre los capitalistas que arriesgaron su dinero en la creación de la empresa, hecho tan digno como cualquiera de los otros.

¿Si tuvierais la responsabilidad de “Estimular la Creación de Empleo” en un momento de crisis cuál escogeríais por más eficiente?

.

“ESTÍMULOS POLÍTICOS PARA COMBATIR EL DESEMPLEO”

Pues bien, no niego que hayan empresarios irresponsables que no hagan nada más allá de la presión mediante broncas a los trabajadores para reducir costes y aumentar la productividad; ni que no hayan empresarios que pretendan que el obrero trabaje por sueldo de miseria o por más horas; pero está claro que quien tiene la clave con mayor efectividad en la reducción de costes laborales y con ello “estimular” la creación de nuevos puestos de trabajo es el Gobierno.

Y esto lo sabe todo el mundo, incluidos los políticos.

Pero para conseguir la reducción de impuestos dichosa se puede lograr de tres formas:

  1. Eliminándoselos,
  2. Reduciéndoselos de forma permanente a un porcentaje mucho más asequible para el empresario y también para el trabajador.
  3. Mediante una concesión temporal de reducción de los mismos.

Entendiendo que en todos los casos hay un individuo favorecido: el que gracias a que se facilitan las condiciones consigue trabajo; pero cabría preguntarse cuál conseguirá “estimular”, es decir, crear más empleo.

Analicemos cada una de las formas.

Los dos primeros métodos son incondicionales; aunque los concede el Gobierno lo hace para todo el mundo sin distinción entre “amigos y enemigos”; no hay nadie en particular que se sienta favorecido o privilegiado en el acto de reducción de impuestos indiscriminada con lo que los efectos electorales son mínimos ya que favorecen a los votantes de todos los partidos políticos.

¡Ahhh, pero el tercer método! El tercer método es el de la concesión por su divina intercesión de una concesión a los que consideran que les pueden votar si, por casualidad, obtienen trabajo: los jóvenes, los mayores de 55 años, los nuevos “emprendedores”, las grandes empresas (favorables a su posición política)… Para el resto se considera que no van a tener demasiados beneficios electorales por lo que “¡para qué molestarse!”

.

LA CRUDA REALIDAD

Y de aquí vienen los famosos “estímulos para combatir el desempleo” que NUNCA han obtenido los réditos prometidos pero que esto no es óbice para que no se intenten una y otra vez. (1) (2) (3) (4) (5) 

Eso sí, nunca se han de extender en el tiempo, no vaya a ser que se pierda esa herramienta coactiva por parte del Gobierno. (6)

En definitiva, reducen impuestos de manera interesada (pero sin pasarse) y aumentan las subvenciones para la formación del empleado (pero con cursos inútiles que no aumentan en ningún caso la productividad del trabajador ni su especialización)

Y la pregunta es: ¿Pretenden nuestro bien cuando toman este tipo de medidas? ¿De verdad creéis que es por nuestro bien y que van a conseguir “estimular” la creación de puestos de trabajo?

En definitiva, SABEN, PUEDEN PERO NO QUIEREN.

Flxaryaman.

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

¿COLABORA POCO CON LA SOCIEDAD UNA EMPRESA CAPITALISTA?

Posted on 2012/07/27. Filed under: Información propia | Etiquetas: , , , , , , , , , , |


Una y otra vez se pide que los “Ricos” tributen más y colaboren más con la sociedad que los acoge.

Constantemente se tilda a estos “ciudadanos privilegiados” de “avariciosos y egoístas” como si eso fuera un pecado social de una norma moral no escrita, que más se parece a los sermones con moralina católicos que a ser consecuencia de una presunta racionalidad, de la que fatuamente se vanaglorian e impropiamente se hacen dueños, y de la que se proclaman como únicos y válidos representantes.

También cabe destacar de esas opiniones la insinuación de que, sistemáticamente, los más “Ricos” tributan a tipos más bajos que los más “Pobres”, lo que en Derecho tributario se denomina regresividad del sistema tributario.

Para colmo se  identifica normalmente a estos “Millonarios” como los dueños de las Grandes Empresas. Por lo que llegan a la conclusión “racional” de que si “en las últimas décadas se ha transferido bienestar a costa de todos a unos pocos” y  “la solución de la crisis del euro debe tener en cuenta también reducir el abismo entre ricos y pobres” (EFE) hay que abogar por que los más adinerados contribuyan a resolver la crisis de la zona del euro obligándoles a “contribuir” con más impuestos.

¿Pero todas estas afirmaciones son certeras?

.

Se podría analizar esta cuestión desde múltiples perspectivas como por ejemplo:

  • ¿Son todos los capitalistas tan ricos como pretenden los diversos analistas de los medios de comunicación?
  • ¿Su avaricia corrompe la colaboración social o la organización de la sociedad?
  • ¿Su egoísmo es perjudicial para el prójimo y para la sociedad?…
  • ¿Se pueden identificar a todos los empresarios como “Ricos”?
  • ¿La empresas, y de forma secundaria los “Ricos”, deberían pagar más impuestos?

.

Como cada una de estas perspectivas sería causa de profusos y extensos artículos, solo voy a dedicarme a analizarlo desde el siguiente punto de vista:

  • Cómo la empresa es un ente estructurador de la sociedad, que provoca la máxima colaboración entre individuos e influye en el progreso de la sociedad de forma inevitable.
  • Y además, de manera indirecta, es la que más impuestos paga al Estado.

A medida que desarrollemos el artículo tocaremos de forma tangente algunas de las perspectivas anteriormente enumeradas.

.

Como siempre, lo que voy a desarrollar no deja de ser una reducción de la realidad a unos parámetros abarcables, por lo que probablemente sea fácilmente objetable y discutible si nos fijamos en el detalle. Por lo que ruego por anticipado que no seáis muy crueles en ese tipo de análisis.

El objetivo del artículo es añadir un nuevo punto de vista para observar la realidad a otra escala, lo que nos va a permitir desmontar esta afirmación facilona y demagógica usada con demasiada asiduidad por demasiada gente desde hace demasiado tiempo.

.

LA EMPRESA Y SU FUNCIÓN SOCIAL

Cuando un empresario crea una empresa, aparte de tener clara la idea del negocio y su desarrollo, ha de tener claro que:

  • a través del desarrollo de esta idea ha de poder conseguir unos beneficios adecuados sobre el capital invertido por adelantado;
  • que estos beneficios han de ser superiores a los que se pudieran conseguir manteniendo el dinero en el banco;
  • y que además han de compensar el riesgo que se corre adelantando ese dinero para obtener unos posibles beneficios a largo plazo.

Y, por supuesto, el empresario tomará la decisión de crear la empresa por razones subjetivas y egoistas, nunca comunitarias. Es el Beneficio futuro el que motiva a los empresarios a actuar, ya sea de forma erronea o de forma acertada.

.

Una vez se decide el empresario a llevar a cabo la idea inicial, comienza el problema de la financiación.

Con respecto a la financiación, lo adecuado sería que fuera el propio empresario el que tuviese el capital necesario para desarrollar su empresa por completo, desde el inicio hasta el fin; pero no siempre ocurre así.

Para conseguir el capital que le falta, el empresario recurre a los Capitalistas, que son los que aportan el dinero por adelantado para que se desarrolle la empresa, que no deja de ser un proyecto de inversión de alto riesgo.

El problema básico es que Capitalista es cualquiera que aporte dinero a la empresa. Es decir, desde el último cateto del pueblo con dinero invertido en fondos, como un pensionista con su plan de pensiones invertido para cobrar unos pocos intereses por ese capital, hasta el mayor millonario que no sabe qué hacer con el dinero y busca empresas dónde invertirlo para obtener un beneficio.

¿Se les puede denominar en todos los casos “Ricos”? ¿Hay que penalizarlos por el simple hecho de formar parte de la inversión de una empresa?

Pero sigamos.

.

Para poder desarrollar la actividad, la empresa tiene que llevar a cabo una serie de actividades secundarias, que facilitan la producción del producto o servicio del cual posteriormente pretende obtener beneficios.

Entre ellos podríamos describir, a modo de burda simplificación, los siguientes:

  • La empresa ha de tener un Patrimonio inicial invertido (Acciones, Subvenciones, Créditos,…),
  • Ha de tener un Inmovilizado Material o Inmaterial (Terrenos, construcciones, mobiliario, ordenadores, programas informáticos, patentes, …)
  • Ha de tener Bienes de Capital, (maquinaria, instalaciones, vehículos, …)
  • O por ejemplo, ha de tener Existencias y Aprovisionamientos (Materias primas, bienes o servicios, combustibles, repuestos,…)

Por todo ello se pagan las correspondientes Impuestos, Tasas de cualquier tipo, Contribuciones y Exacciones Parafiscales, ya sean, IBI, ICIO, Autoliquidaciones de obras o reformas, Matriculaciones, Impuestos de circulación, Plusvalías, IVA, Retenciones, Tasas, etc. … con lo que se colabora profusamente para el mantenimiento de la estructura del Estado.

¿A esto se le puede denominar no colaborar con la financiación del Estado?

.

La creación de la empresa provoca, entre otras cosas, la creación de Puestos de Trabajo (y no al revés como constantemente se proclama) Todos y cada uno de los trabajadores de la empresa pagan sobre un 50% de impuestos al Estado del Sueldo Bruto total que le paga la empresa. Léanse como una pequeña muestra de los mismos Seguridad Social, IVA, IRPF, Tasas varias, Seguridad Social, FP, …

Pero está claro que no existirían empleados que paguen esos impuestos si no existiera la empresa que los hubiese contratado.

No solo eso; a través del empleo y de los productos del mismo, la empresa devuelve a la sociedad multiplicados los factores de trabajo recibidos.

.
.

Por otra parte, el gasto de la empresa permite, además, hacer rentables otras empresas de bienes o servicios a los que se les contrata para, a través de sus servicios, obtener beneficios futuros.

Esas empresas pagan sus impuestos correspondientes, que son los que ya estoy describiendo para esta misma empresa.

En las transacciones se colabora con el Estado en un 18% de IVA sobre el valor que la empresa añade al producto, que aunque se puede compensar con el IVA Soportado no deja de ser un impuesto con el que se colabora al mantenimiento del Estado.

¿La “avaricia empresarial” corrompe la colaboración social o la organización de la sociedad?

.

Después de arriesgar el capital, pagar todos los servicios y bienes, transformar el producto, venderlo con éxito (si es capaz y no obtiene pérdidas por un error empresarial), descontar todos los gastos e impuestos, le queda a la empresa un Beneficio Bruto por el que también va a pagar un Impuesto de Sociedades.

Se dice y se publica que hay empresas que pagan unas más que otras, y cuanto más grandes son las empresas menos pagan por las mayores facilidades que tienen para “defraudar” a la Hacienda Pública, pero eso no es así.

Para MI “desgracia”, he estado estudiando fiscalidad este último mes, y si hay empresas que pagan menos que otras es por todas las bonificaciones, reducciones y descuentos que el Estado les da por favorecer a unos ciudadanos sobre otros, es decir, por concederles privilegios, o por favorecer que la empresa gaste en i+d cuando ésta lo tiene que hacer si quiere mantener su posición comercial en el mercado, o por mil y una razones, a cada cual más peregrina… Todas estas “concesiones” tienen que ver con el chantaje que el Estado hace a la Empresa para que esta “supuestamente” devuelva a la Sociedad parte de sus ganancias y favorezca y fortalezca a la Sociedad con su aportación, a cambio de una “gracia de su Graciosa Majestad“, el Estado.

Pues como decía, sobre los Beneficios Brutos se han de pagar al Estado un 30% inicialmente, que se reducirá según la capacidad de la empresa y sus deducciones legales.

.

Una vez descontado el Impuesto de Sociedades sobre los Beneficios Brutos obtenidos, la empresa ha de “devolver” al Capitalista lo invertido repartiendo parte de los Beneficios Netos restantes entre ellos.

Sobre esta devolución a los Capitalistas, que describimos al comienzo del epígrafe, se ha de pagar un 12% al Estado; y si se hace mediante SICAV un 1%, pero con la penalización, en este último caso, de que si retira el dinero de la ínclita SICAV el Capitalista tendrá que pagar un 21% a mayores sobre el capital retirado. (La extrema demagogia de las Sicav por Juan Ramón Rallo)

Aparte de esto, todos los capitalistas han de hacer declaración de IRPF y pagar sobre el patrimonio obtenido, como cualquier hijo de vecino.

¿Estamos seguros de que la empresas, y de forma secundaria los “Ricos”, deberían pagar más impuestos?

.

Todos esos impuestos sobre el capital, provocan que la cantidad de dinero existente a nivel privado para reinvertir en la empresa o en la creación de nuevas inciativas empresariales sea menor del que podría ser, con lo que el ciclo “virtuoso” que acabo de describir se extingue a mayores “colaboraciones” con la Sociedad.

Y aún si el dinero cobrado por el Estado fuera a mejorar las condiciones en que la empresa pudiera producir y obtener más beneficios, e indirectamente y consecuentemente más beneficio “Social” (si queréis llamarlos así), podría tener una justificación.

¿Pero de verdad todavía creemos esta patraña? Para abriros los ojos sobre este tema, os remito al artículo EL PROBLEMA NO SON LOS IMPUESTOS ALTOS SINO DÓNDE SE UTILIZAN,  publicado en 2012/01/16.
.

CONCLUSIÓN

Y después de todo lo expuesto, os hago ahora yo las preguntas:

  • ¿Son todos los capitalistas tan “Ricos” como pretenden los diversos analistas de los medios de comunicación?
  • ¿Su “avaricia” corrompe la colaboración social o la organización de la sociedad?
  • ¿Su “egoísmo” es perjudicial para el prójimo y para la sociedad?…
  • ¿Se pueden identificar a todos los empresarios como “Ricos”?
  • ¿La empresas, y de forma secundaria los “Ricos”, deberían pagar más impuestos?

.

Por cierto, y para finalizar una pregunta capciosa:

¿Cuantas de estas colaboraciones y aportaciones descritas para una Empresa Privada realiza una Empresa Pública o el Estado consigo mismo?

(Buenoooo, acabo de mentar la bicha 😉 )

Flxaryaman.

.

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS

POR QUÉ EL AHORRO NO HUNDE LA ECONOMÍA SINO QUE LA FORTALECE. Publicado en 2012/07/02

SOBRETITULACIÓN EN LA ERA DE LA REALIDAD AUMENTADA. Publicado en 2012/04/14.

INGRESOS, GASTOS Y DÉFICIT PARA PRINCIPIANTES COMO YO. Publicado en 2012/02/08.

EL PROBLEMA NO SON LOS IMPUESTOS ALTOS SINO DÓNDE SE UTILIZAN. Publicado en 2012/01/16.

LUCHA DE CLASES, ¿PERO DE QUÉ CLASES? Publicado en 2011/12/27.

EL SENTIDO COMÚN NO SIEMPRE ACERCA A LA REALIDAD Publicado en 2011/07/22.

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

INGRESOS, GASTOS Y DÉFICIT PARA PRINCIPIANTES COMO YO

Posted on 2012/02/08. Filed under: Información propia | Etiquetas: , , , , , , , , , , , |


Y continúan estos “Socialistas” de Derechas (y también de Izquierdas) jugando con la publicidad –dura, intensa, machacona y excelente publicidad– sobre la crisis y las medidas que están adoptando. Nos la venden constantemente, nos la meten por los ojos. Y como aparentemente esta publicidad es lógica y “razonable”… ¿estamos dispuestos a aceptar “sus verdades” sin discusión?

¿Y en qué consiste esta publicidad?

En introducir términos económicos aparentemente sencillos con significantes nuevos consiguiendo, de esta manera, que la realidad se interprete distorsionada.

Pretenden que confundamos, por ejemplo:

  • Reducción de déficit al 4 %” con “disminución de gastos” o con “recortes”;
  • Ahorro” con “reducción de gasto”;
  • o “Aumento de ingresos” con “impuestos para los ricos” o “reparto para/entre los pobres”.

¿Pero tenemos claro de qué es de lo que están hablando?

¿Sabemos qué significa Ingresos, Gastos o Déficit, y cuál es su funcionamiento y sus repercusiones?

Antes de empezar con las definiciones hay que aclarar lo siguiente.

La economía es un sistema dinámico, que cambia cada instante, e impredecible, aunque se usen estimaciones para tener objetivos hacia los cuales dirigir las acciones a ejecutar.

En cambio, las definiciones y los gráficos son sistemas estáticos que estudian lo que sucedió en la economía con mayor o menor detalle, de forma más o menos genérica, y analizando periodos de tiempo concretos o amplios. Pero por definición siempre son estudios sobre lo que ya ha ocurrido, o estimaciones sobre lo que suponen que va a ocurrir.

Esto no quiere decir que no pueda ser estudiada científicamente.

Las leyes económicas se obtienen por razonamientos lógico-deductivos a partir de un axioma, por lo tanto tienen validez universal siempre y cuando se den los supuestos de las mismas.

Según lo que acabo de decir las definiciones a exponer son aproximaciones someras a la realidad.

QUÉ SON LOS “INGRESOS PÚBLICOS”

Según la Wikipedia, en economía el concepto Ingreso Privado hace referencia a las cantidades que recibe una empresa por la venta de sus productos o servicios (ingresos empresariales, en inglés revenue) y por otra Ingreso Público hace referencia al conjunto de rentas que recibe el Estado de los ciudadanos (en inglés income)

Como aquí estamos intentando definir los conceptos en referencia a lo que ocurre en el Estado, la definición que nos vale es la segunda.

Pues bien, para el Estado, Ingreso es todo aquello que es capaz de recaudar de la riqueza generada por el contribuyente, sea cual sea la forma en la que lo haga:

.- Mediante Impuestos varios (Imp. de Sociedades, de Patrimonio, IRPF, IVA, de Alcohol, de Tabaco, el IAE, …) sean progresivos, regresivos, directos o indirectos;

.- Mediante Tasas múltiples y variopintas;

.- O mediante Inflación o Devaluación de la Moneda, por ejemplo.

Sí, sí, la Inflación o Devaluación de la moneda también es cobrar impuestos. La intención del Estado mediante estos mecanismos es la de crear dinero ficticio, fiduciario le llaman, para pagar deudas reales, con lo que el valor de la moneda baja y la capacidad de compra de cada unidad monetaria es menor, por lo que aumenta la Inflación, o sea, los precios de los productos consumidos, lo que perjudica al ciudadano. En definitiva un impuesto encubierto o un robo sibilino según mi interpretación.

Y hasta aquí los ingresos. Y ya no me meto en si el Estado coacciona y obliga al ciudadano a pagarlos sean necesarios o no.

QUÉ ES EL “GASTO PÚBLICO

Según Eumed.com, el Gasto Público es la cantidad de recursos financieros, materiales y humanos que el sector público emplea para el cumplimiento de sus funciones, entre las que se encuentran la de satisfacer los servicios públicos de la sociedad.

Así, el Gasto Público es considerado la devolución a la sociedad de algunos recursos económicos que el gobierno captó vía ingresos públicos, por medio de su sistema tributario principalmente.

No vamos a describir en este artículo todos los gastos básicos y superfluos a los que ya nos hemos referido en el anterior artículo “EL PROBLEMA NO SON LOS IMPUESTOS ALTOS SINO DÓNDE SE UTILIZAN

Lo que quiero matizar, de todas maneras, es que el concepto Ingreso es independiente del de Gasto y viceversa. Se pueden definir y solicitar Gastos sin tener en cuenta los Ingresos.

Otra matización, el que se haya producido un Gasto no implica necesariamente que se haya pagado. Son términos distintos. Puedes comprar un coche de 12.000 €, que genera un gasto de 12.000 €, pero luego irlo pagando a plazos. En contabilidad, el Gasto es de 12.000 €.

Y con esto empezamos ya a describir algunos de los “trucos contables” que realizan los políticos, con los que juegan a voluntad para decir que el otro “mal-Gastó” porque no pagó o porque tiene “facturas impagadas”, que no es igual a tener exceso de Gastos…

QUÉ ES EL “DÉFICIT PÚBLICO” Y EL “SUPERÁVIT”

Según la Wikipedia, el Déficit Público describe la situación en la cual el Gasto Público realizado por el Estado u otras entidades públicas en un determinado período, normalmente un año, superan a sus Ingresos.

Pero también se da el caso contrario en el que los Ingresos superan a los Gastos, y a esta situación se le llama Superávit.

Por simple comparación y para que entendamos que significan claramente estos términos, veamos el ejemplo de una empresa privada que nos va a servir como pauta.

En el Balance de la empresa se pueden dar dos casos.

CASO A:

Que tengamos más Ingresos que Gastos por lo qué la Empresa tiene SUPERÁVIT

Esta es la situación óptima en la que la empresa no tiene ningún problema.

Puede disponer del dinero ingresado de más para ahorrarlo, para reinvertirlo o para entregárselo a los socios como reparto de dividendos, o de ganancias sobrantes, si lo preferís.

CASO B:

Que tengamos más Gastos que Ingresos por lo qué la Empresa tiene DÉFICIT.

En una empresa privada, o reducimos los gastos, o aumentamos los ingresos o pedimos un crédito para poder sostener la empresa.

Si decidiera optar por esto último y el Banco no le concede el crédito, la empresa estaría el Quiebra.

Acabo de hacer una descripción muy esquemática de la realidad, siempre mucho más complicada y dinámica; pero que nos va a servir para conseguir lo que pretendemos, comprender los conceptos básicos.

ANALISIS

Por lo visto hasta ahora en una Empresa Privada, la diferencia entre Ingresos y Gastos producen dos situaciones: o Superávit o Déficit, o equilibrio si ambos son iguales.

El problema es que en un Estado no es muy … recomendable que tenga Superávit.

“La propia lógica de los sistemas políticos hace que resulte muy difícil para un gobernante liquidar sus presupuestos con un superávit importante en los años de mayor crecimiento.

De intentarlo, se le reprocharía, sin duda, que no gastara en beneficio de la Sociedad todo lo recaudado. ¿Por qué no construir más colegios, mejorar el servicio de transporte público o dar más ayudas a los ancianos si el dinero está ahí, pidiéndonos a gritos que lo utilicemos? Es difícil que un político pueda resistir la tentación de hacerlo.” Como así indica Francisco Cabrillo “El déficit español: ¿Muchos gastos o pocos ingresos?”

Pero tampoco esta afirmación implica que por ello el Estado esté constantemente abocado al Déficit.

En periodos de “vacas gordas” los Ingresos suelen subir sin necesidad de aumentar los impuestos; simplemente porque el País está generando una riqueza de la que paga una parte proporcional de impuestos se aumentan consecuentemente los Ingresos.

Un Estado dirigido razonablemente, ante el aumento de ingresos y consecuente Superávit puede hacer dos cosas:

  1. .-Reducir impuestos, con lo que se devolvería al contribuyente de manera indirecta el Superávit no gastado;
  2. .-O aumentar los gastos en servicios imprescindibles, consolidándolos, pero nunca consolidando gastos superfluos de los que todos sabemos enumerar unos cuantos casos. (Tampoco me voy a meter aquí en lo que debería ser un servicio público, merecedor de ese gasto público, o no; ya lo he hecho en otros artículos, como en el titulado “QUÉ DEBERÍA SER EL ESTADO Y NO ES” y sería extenderme demasiado)

No he dicho en ningún momento que un Estado deba “ahorrar” el Superávit, como haría una Empresa Privada ya que hay que entender que, en la medida en la que un Estado cobra impuestos, retira del mercado dinero productivo para darle un uso improductivo, el mantenimiento del propio Estado.

“En efecto, el Estado obtiene sus ingresos mediante coerción y no mediante libre intercambio. En los intercambios con el Estado, una de las partes, el contribuyente, no incrementa su riqueza; así, toda la riqueza de la que se apropia el Estado se consume (y no produce nueva riqueza -nota del Autor-)(Fernando Herrera“Que no nos engañen: el déficit público no es el problema”)

Por lo que, que el Estado acumulara el dinero recaudado de más, sería en perjuicio y a costa de la prosperidad económica de sus contribuyentes.

Ahora, en periodos de “vacas flacas” los Ingresos suelen ser menores en mayor o menor medida, debido a la caida de la actividad económica, y los gastos consolidados los mismos que los del periodo anterior o incluso se incrementan por Gastos no previstos tales como incrementos en el número de prestaciones por desempleo.

En la pericia del gobernante de turno está el analizar y definir si el periodo de vacas flacas será transitorio o permanente, de manera que entienda hasta que punto:

  1. puede impulsar un incremento de los Ingresos mediante una subida de los Impuestos de cualquier tipo o porque la economía vuelva a crecer y vuelva a pagar impuestos;
  2. o que tenga que replantearse una reducción de Gastos, superfluos inicialmente y consolidados no básicos posteriormente;
  3. o mismo mantener los gastos existentes y financiar temporalmente el déficit provocado por la reducción de Ingresos pidiendo un crédito bancario para pagar la diferencia entre Gastos e Ingresos.

En el caso del Estado la financiación la realiza mediante la emisión de Bonos del Estado y Letras del Tesoro, y en el caso de tener la capacidad de creación de dinero, mediante la emisión de dinero a través de su Banco Central — que es lo que le están “exigiendo” todos los países europeos con problemas al Banco Central Europeo para ayudar a superar la situación de crisis económica– Como ya dije, esto es una subida de impuestos encubierta; un robo de guante blanco.

Solo una matización más. Todas las medidas descritas, tanto con vacas gordas como con vacas flacas, pueden ser puestas en práctica individualmente o simultáneamente todas a la vez. La economía tiene estas cosas.

Ahora preguntaros ¿Cuál es la solución que tomó el Gobierno de Zapatero y cuál es la solución que está adoptando el Gobierno de Rajoy?

Daos cuenta de que el problema no es el Déficit. El Déficit es consecuencia de un esceso de Gastos.

  1. Y en el caso de crisis económica la subida de impuestos no solventa el Déficit, ya que con la crisis se tiende siempre a ingresar menos (excepto que cambie el ciclo económico) De esa manera solo se consigue retirar riqueza al contribuyente para mantener el exceso de gasto del Estado.
  2. Solo tiene efectividad real el reducir los gastos hasta el mismo nivel que los ingresos. Y si eres prudente, a un nivel inferior para preveer la caida de impuestos que consecuentemente la crisis traerá al año siguiente.

MENTIRAS Y FALACIAS

Bueno, pues ya hemos separado en parte la mies del sarmiento. Pero aún hay que hacer una poca labor más, roturar un poco más de terreno.

Expliquemos algunos truquillos contables usados por políticos y no políticos para “controlar racionalmente” la economía, o eso pretenden que creamos.

Balances y Presupuestos

Existen dos momentos establecidos normativamente en los que se manejan los términos de Ingresos, Gastos, Superávit y Déficit anteriormente descritos: uno es el  Balance de Situación y otro el Presupuesto.

El Balance de Situación es un cálculo realizado a final de año en base a los Gastos e Ingresos realmente realizados a lo largo del año finalizado, o “ejercicio anterior” según los entendidos.

El Presupuesto se realiza al principio del año, y en él se hace una estimación “supuesta” basada en lo que ocurrió en el Balance de cierre del año anterior, en las tendencias económicas, en el conocimiento profesional de la persona que lo elabora y… en la intuición.

Cuando hace el presupuesto, el empresario define lo que cree que va a ser el crecimiento o la reducción de los Ingresos, y en función de éstos, ajustan y definen los Gastos a realizar. Como norma general en el presupuesto los Ingresos y los Gastos han de estar equilibrados, ya sea porque definas unos Gastos totales iguales a los Ingresos, ya sea porque crees un gasto que sea presupuestado para cubrir gastos imprevistos o variaciones de los ya definidos en el presupuesto. Hay que aclarar que esta previsión no se puede considerar un ahorro ya que aún no se ha ejecutado el presupuesto.

¿Cómo se plantea normalmente un presupuesto en una Empresa Privada? Se hace la estimación tendiendo siempre a que los ingresos sean inferiores a los que realmente se van a conseguir, y tendiendo a que los gastos estén muy por encima de lo que realmente se va a gastar. De esta manera cuando al final de año se compruebe la veracidad de los presupuestos, mediante un Balance de Situación, se venderá como un mérito el haber incrementado los Ingresos y reducido los Gastos frente a lo presupuestado para ese año. En este caso siempre tiene como consecuencia el Superávit.

Esto que acabo de describir es lo que por suerte se hace en una empresa privada.

¿Y qué se hace en una empresa pública? Pues exactamente lo contrario. Se infla la previsión de los Ingresos para poder presupuestar más Gastos. Y si al final de año, cuando se hace el Balance de Situación, los ingresos reales han sido menores que los gastos reales, como los Gastos ya se han realizado, intentan igualar a éstos con los ingresos, “cuadrar” le llaman, ya sea incrementando los impuestos o mediante financiación del Déficit creado por la “mentira inicial” del presupuesto.

La cuestión del político en general es gastar, gastar mucho para que el contribuyente se sienta “protegido” o con una sensación de protección y emita el voto en la dirección adecuada.

Sí, lo sé; es una generalidad y como toda generalidad es cierta a medias; siempre hay excepciones. Pero decidme sino os suena en algo esta cantinela.

Equilibrio presupuestario

Claro está que este truco contable tiene una válvula de escape que es la siguiente.

Si hay vacas gordas, si la economía año a año va mejorando, pues se produce que los Ingresos van incrementándose, incluso por encima de lo ya presupuestado falsamente; con lo que se favorece que el gasto se incremente al año siguiente intentando compensar el “superávit” producido por la bonanza económica. A esto se le llama “buscar” el Equilibrio Presupuestario y todos, absolutamente todos los políticos, este tipo de “equilibrio” lo aplauden con las orejas… Les permite disponer de un presupuesto incrementado, y no os preocupéis que si no hay dónde gastarlo pues inventarán nuevos gastos como sea, solicitando unas Olimpiadas si es preciso.

¡Ay! pero si tocan vacas flacas, si la economía no mejora, pues la mentira desarrollada anteriormente se incrementa hasta límites insospechados. Y claro, como todos los gastos que se habían “necesitado” con la vacas gordas ya están “consolidados”, o sea, el contribuyente que se beneficia de ellos no está dispuesto a que el Estado no le ofrezca esos servicios, al político de turno le resulta “imposible” reducirlos, porque les crea muy mala fama. Y lo que hace es “ahorrarlos”, hacer que se mantengan pero con peor calidad, o no pagando a los proveedores de ese servicio, o…

En este último caso, para el politiquillo de turno el Equilibrio presupuestario está más allá del límite, traspasa las “líneas rojas”, es “inaceptable”. (1)

Pero por que entendamos el mecanismo a pleno rendimiento, veamos un ejemplo de Equilibrio Presupuestario.

Evolución real de ingresos y gastos públicos en España

Hasta 2005/2007 existió el famoso Equilibrio Presupuestario, pero no porque se ahorrase nada sino porque como los Ingresos eran mayores que los Gastos, debido a la bonanza económica, se incrementaron los Gastos para que se “equilibrasen” con este incremento de Ingresos, que era lo correcto económicamente, o por lo menos aparentemente.

Pero a partir de 2007 los ingresos sufrieron un duro recorte. Debido a que los políticos responsables en ese momento consideraron que “no era una crisis sino una pequeña desaceleración” siguieron gastando según la inercia que previamente presupuestaban, suponiendo un crecimiento de la Economía española mayor del que en realidad fue. Y para compensar este Déficit real que se producía por su falta de prudencia, decidieron que se pedirían créditos a la Banca mediante la emisión de Bonos y Deuda del Estado. ¿Os suena de algo los “éxitos enormes” por la colocación de Deuda pública en el Mercado?

Por último, ¿esta era la única solución? NO

Veamos una comparativa entre lo que ocurrió con los Gastos de las Administraciones Públicas en España y Alemania en el mismo periodo.

Pues ya veis, mientras en España incrementamos los gastos hasta el final, en Alemania no solo se redujeron sino que también se equilibraron; pero un equilibrio real, no aumentaron prácticamente los gastos.. ¿Será que los Alemanes eran idiotas o es que no entendían que sin una Administración Pública gigante y omnipresente, llamada en España “Estado del BienEstar”, un contribuyente no podía vivir “libremente” ni ser “feliz”? La respuesta a esta pregunta la dejo a vuestro libre albedrío.

Para más información os recomiendo que leáis el siguiente artículo “Socio rico, socio pobre: la diferencia entre Alemania y España en siete imágenes” (2011-01-16, Libertad Digital)

Reducción del Déficit, Ahorro y Deuda.

Ahora entenderéis el por qué  nos engañan cuando hablan de la tan manida cuestión de la “Reducción del Déficit”.

  1. Hasta ahora lo único que ha significado es que redujeron el déficit subiendo los impuestos, y reduciendo algo (poco) los gastos;
  2. que el mantenimiento de la estructura del Estado, sobre todo la superflua, es “su” medio de vida por lo que va a ser difícil que la desmantelen;
  3. que si desmantelasen algo será en los elementos en los que  tienen una “rentabilidad” política menor, por ejemplo, hospitales, servicios públicos, subvenciones a los que no les son próximos, …;
  4. y a ser posible intentarán reducir el gasto lo menos posible, porque a mayor gasto mayor rédito electoral en esta “desgraciada España”, como ya dije en el último post.

Fijáos que lo que se ha confirmado estos días es que el Déficit del Estado fue el año pasado un 8%  del PIB, (el PIB es, en resumidas cuentas, la riqueza generada por el país en un año; habría que preguntarse cuánto es el porcentaje real del PIB que el Estado malgasta en nuestro nombre) Y lo que esto significa realmente es que gastamos un 8 puntos porcentuales del PIB  por encima de lo que ingresó el Estado vía recaudación tributaria. Una verdadera barbaridad…

Y cuando dicen que este año van a reducirlo al 4% “por imposición del Europa”, eso significa que el año que viene preveen gastar  “solo” un 4% del PIB por encima de los ingresos previstos (que no reales). Para echarse las manos a la cabeza.

Y con respecto al concepto de Ahorro qué decir.

Estos políticastros se jactarán de la cantidad de “ahorro” que su gestión garantiza y nos estarán mintiendo. Que yo sepa el ahorro se produce cuando la prestación de un mismo servicio o la adquisición de un producto cuesta menos dinero, y no cuando se elimina ese servicio o ese producto. Cuando esto último ocurre no se llama ahorro, se llama reducción de gasto, y como consecuencia eliminación del servicio o la no adquisición del artículo, en definitiva, perjuicio al ciudadano.

Y por último, la Deuda.

¿Hace falta que explique la diferencia entre Deuda y Déficit?

Tener Déficit no implica que se tenga que solucionar con Deuda, como ya hemos explicado. Y la Deuda se acumula. Y la devolución de la Deuda es un Gasto que se incrementa con el Interés de devolución de la misma.

A mayor Deuda, en definitiva, mayor Gasto.

Y qué decir de la diferencia entre Deuda Pública y Deuda Privada… Pero os considero suficientemente inteligentes y no va a hacer falta que incida sobre ello…

CONCLUSIÓN

Bueno, ¡Qué DES-ASNADOS quedamos! ¡Yo el primero!

¡!QUÉ NO JUEGEN CON NOSOTROS!!

¡¡DEFENDÁMONOS DE SU MANIPULACIÓN CON CONOCIMIENTO!!

Flxaryaman.

P.D.: No hay como estar una semana escribiendo el artículo como para que levantes la vista y veas a Rajoy haciendo publicidad y jugando con todos los conceptos anteriormente descritos.

Leed sino el artículo de hoy mismo Rajoy: “Estamos mal, pero estaremos peor” (2012-02-08, Libertad Digital)

Leer entrada completa | Make a Comment ( 3 so far )

EL PROBLEMA NO SON LOS IMPUESTOS ALTOS SINO DÓNDE SE UTILIZAN

Posted on 2012/01/16. Filed under: Información propia, Libertad Digital | Etiquetas: , , , , , , , , , , |


Por fin, los “socialistas” de derechas ya están en el poder.

Y digo esto rememorando lo que ya afirmaba Friedrich Hayek en su dedicatoria del libro Camino de servidumbre en 1944: “A los socialistas de todos los partidos”.

La primera medida que ha tomado el Gobierno del PP es subir los impuestos porque se necesita dinero inmediato para mantener la estructura del Estado.

A la espera de los hechos, no de las palabras, el nuevo gobierno no han demostrado nada que no se supiera de antemano; que el mantenimiento de la estructura del Estado, sobre todo la superflua, es “su” medio de vida por lo que va a ser difícil que la desmantelen; que si desmantelasen algo será en los elementos en los que  tienen una “rentabilidad” política menor, por ejemplo, hospitales, servicios públicos, subvenciones a los que no les son próximos, …; y a ser posible intentarán reducir el gasto lo menos posible, porque a mayor gasto mayor rédito electoral en esta “desgraciada España”. (Ruego a Dios todopoderoso, o al Gran Arquitecto si lo preferís, que me equivoque, y que me tenga que comer estas palabras en un corto espacio de tiempo)

Y estos son los “ultraliberales” según la actual oposición. ¡Menos mal!

Estos políticastros se jactarán de la cantidad de “ahorro” que su gestión garantiza y nos estarán mintiendo. Que yo sepa el ahorro se produce cuando la prestación de un mismo servicio o la adquisición de un producto cuesta menos dinero, y no cuando se elimina ese servicio o ese producto. Cuando esto último ocurre no se llama ahorro, se llama reducción de gasto, y como consecuencia eliminación del servicio o la no adquisición del artículo, en definitiva, perjuicio al ciudadano.

PERO ¿PAGAMOS POCOS IMPUESTOS?

Dicen que nuestra presión fiscal, que en 2009 se situó en el 30%, es un porcentaje bastante bajo en relación con el de otros países de la UE. Lo que no dicen es que este dato se obtiene dividiendo el total recaudado en impuestos entre el PIB total de un país. Debido a que se ha reducido muchísimo la cantidad recaudada por la crisis el % resultante disminuye, aunque no se haya reducido sino incrementado los impuestos a pagar por el ciudadano (IRPF, IVA, IBI, etc…) Ya que hay menos gente trabajando, o sea, tributando, aunque se hayan incrementado los impuestos los ingresos del Estado se sigue reduciendo impepinablemente la cantidad recaudada, y con ello también baja la presión fiscal. (¿Impuestos bajos?: la fiscalidad en España es más dura que la media de la UE, Libertad Digital del 2010-12-27)

Pero ¿cuántos impuestos pagamos en realidad? Es un poco complicado el saberlo con exactitud. Pero os propongo el siguiente juego. Usad la Calculadora Fiscal de la Institución Futuro. Introducid datos y a ver cuántos días tenéis que trabajar gratis solo para pagar el mantenimiento del Estado. La calculadora tiene una limitación evidente, que es parcial y está pensada para la fiscalidad de 2008 y para la Comunidad Foral de Navarra. Pero los datos que salen son significativos.

En España de 2008 como media se necesitó 142 días, hasta el 21 de mayo, para hacer frente a todos los impuestos directos e indirectos, así como a las cotizaciones a la Seguridad Social . (M. Llamas, Libertad Digital del 2008-06-16)

¿Quereis saber el % de impuestos totales que pagais respecto a vuestro sueldo real, que, por cierto, no es el que os lleváis a casa? Pues usad esta otra Calculadora Fiscal del Blog Cuantos impuestos pago. Sí, ya sé, la estimación del IVA a pagar puede ser variable dependiendo de cuanto consumas, en lo qué consumas y lo que ahorres; pero el IVA de esta tabla esta al 16% que comparado con el actual es inferior y reduce la cuantía para el cálculo.

A mi me sale que en 2010, cuando trabajaba, pagaba un 46 % del sueldo, que es la suma de el sueldo bruto más la cuota empresarial de la SS que el empresario paga por ti, es decir, parte de tu sueldo.

¡Qué barbaridad, verdad! Pues aún no queda ahí la cosa…

Y ¿PARA QUÉ SIRVEN NUESTROS IMPUESTOS?

Voy entonces ahora a desarrollar qué se paga con todos nuestros impuestos, directos e indirectos.

Con nuestros impuestos se paga:

.- El mantenimiento de la Estructura del Estado, Comunidades Autónomas, Diputaciones, Áreas Metropolitanas, y Ayuntamientos;

.- Ejercito, Policía, la Estructura Judicial, los Servicios Secretos, las Embajadas,…

.- Las infraestructuras de cualquier tipo, tanto carreteras, vías ferroviarias, aereopuertos como saneamiento, abastecimiento de agua, telefonía, electricidad.

.- También se paga cualquier compensación social mediante ayudas, subvenciones, comisiones. estímulos de cualquier tipo, celebraciones, inauguraciones… y el famoso Estado del Bienestar: educación, sanidad, pensiones y servicios sociales.

Así descrito como que no parece demasiado, ¿verdad?.

Pero observad solo la estructura burocrática del Estado Español en 2008 en el esquema siguiente, y multiplicad, multiplicad…

… multiplicad, como los panes y los peces famosos, esto que está en el esquema por 8 ministerios, por 19 Comunidades Autónomas, por 41 diputaciones, por 8.116 ayuntamientos, innumerables entidades públicas, colegios profesionales, juntas, sindicatos, cámaras de comercio, etcétera , etcétera , etcétera.

Por si no os habéis dado cuenta; en ese esquema falta la Jefatura del Estado, el Parlamento y el Senado.

¡MONSTRUOSO, verdad!

Pues no se queda aquí.

.- Y también se paga con nuestros impuestos la parte proporcional que nos corresponde de la COMUNIDAD EUROPEA con todos sus instituciones y organismos, entre la que están el Parlamento Europeo, la Consejo de la Unión Europea, la Comisión Europea, el Tribunal de Justicia, el Tribunal de Cuentas, el Comité Económico y Social Europeo, el Comité de las Regiones, el Banco Europeo de Inversiones y el Fondo Europeo de Inversiones, el Banco Central Europeo , el Defensor del Pueblo Europeo , el Supervisor Europeo de Protección de Datos, la Oficina de Publicaciones, la Oficina Europea de Selección de Personal, la Escuela Europea de Administración y gran número de agencias especializadas y descentralizadas que se ocupan de una serie de tareas técnicas, científicas y de gestión.  A añadir los Fondo Europeo de Desarrollo Regional famosos, también denominados F.E.D.E.R. (apestoso en gallego) de los que hemos estado despilfarrando esta última década a manos llenas.

.- y también la parte proporcional que nos corresponde de la ONU, con su FMI, ACNUR, OIT, FAO, OMS, OIEA, UNICEF, Alianza de Civilizaciones, Cascos Azules, y demás siglas y acrónimos indescifrables descritos en el esquema siguiente.

.- Y sigo, sigo; se paga la parte proporcional del G8, G10, G20, con nuestros compromisos de gasto al que “voluntariamente” accedemos por el simple hecho de pertenecer al “club” (aparte de las que ya se paga a través del Estado y de las subvenciones a Ong’s),

.- “¡No, no se vayan todavía, que aún hay más!”; se paga la parte proporcional de la OTAN, de las reuniones multiestatales tipo las Cumbres Iberoamericanas, Juegos Olímpicos, reuniones de alto nivel …

Y aun habría que preguntarse si gran parte de todo esto que estamos pagando no es duplicidad, triplicidad o a saber que –plicidad es.

CONCLUSIÓN

Probablemente pagemos pocos impuestos, … o no, y se hagan grandes algaradas por esto. Muchos os dirán que es poco lo que se paga, que no llega, que no se recauda lo suficiente, que no se pueden ofrecer los servicios que ofrecen otros países porque nuestra contribución es “menor que la de la media europea” (excusa preferida por los políticos cuando no quieren asumir responsabilidades propias)

¿Pero se ha planteado alguna vez la duda si a lo mejor están gastando esos impuestos recaudados in-adecuadamente e in-justamente?

¿Qué proporción se destina a lo que nos venden constantemente de la “Redistribución de los impuestos”, sacarle al que más tiene para redistribuirlo entre los más necesitados? ¿Estamos seguros que las subidas de impuestos sirve para lo que creemos, o queremos tener una fe ciega en que es así cual misterio sacro?

Entonces ¿de verdad pagamos pocos impuestos?

Está claro que el problema no está en que los impuestos sean altos o bajos sino en lo mal-gastados que están.

FLXARYAMAN

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS:

INTRODUCCIÓN A “MI” CONCEPTO DE LIBERALISMO Publicado en 2011/10/26

¿QUÉ ES EL ESTADO DEL BIENESTAR Y CUÁLES PUEDEN SER SU LÍMITES? Publicado en 2011/10/06

QUÉ DEBERÍA SER EL ESTADO Y NO ES Publicado en 2011/09/07

Leer entrada completa | Make a Comment ( 3 so far )

¿PAGAMOS POCOS IMPUESTOS?

Posted on 2010/12/28. Filed under: Libertad Digital, Trabajo | Etiquetas: , , , , , |


Impuestos

Primero nos toman el pelo y luego la cartera

Juan Ramón Rallo

Para recaudar tiene que haber bases imponibles y si esas bases imponibles desaparecen, eso no significa que los tipos impositivos sean bajos, sino sólo que estamos destruyendo mucha riqueza; tal vez, entre otros motivos, porque los impuestos son muy altos (Libertad digital 2010-12-27)

.

INSISTO CUALQUIER ESTADISTICA SIRVE PARA OBSERVAR UN PUNTO DE VISTA DE LA REALIDAD, … O EL CONTRARIO

Y aquí no se habla de que, además del tercio del sueldo líquido que cobramos en el banco que nos llevan en impuestos, otro tercio del sueldo bruto, o sea que deberíamos cobrar realmente, se va en pagar la Seguridad Social. Entonces, ¿cuánto pagamos realmente de impuestos?

flxaryaman

Leer entrada completa | Make a Comment ( 1 so far )

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: